Memoria de 1820 sobre Los Montes de Toledo

24 03 2007

Esta memoria y su prólogo se encuentra en el apartado de historia de la web de Retuerta del Bullaque que a su vez la ha obtenido de un facsimil editado por la “ASOCIACION CULTURAL “MONTES DE TOLEDO“. Todas las palabras son reproducidas tal cual vienen en el documento, aunque parezcan faltas ortográficas.

Desde antiguo los habitantes de la zona (incluido Fontanarejo) deseaban desvincularse de Toledo debido a los pocos recursos que daba la tierra y el exceso de impuesto. (Se pagaba a La Iglesia, a Toledo y al Rey).

 

MEMORIA SOBRE LOS MONTES DE TOLEDO

Prólogo

En esta Memoria sobre los Montes de Toledo, presentada en 1820 por sus autores a las Cortes Españolas, confluyen dos corrientes de pensamiento que arrancan del siglo XVIII: una es la castiza pasión proyectista, heredera a su vez del arbitrismo del siglo XVII, y patente en la quinta parte de la Memoria (“Sistema que deberá adoptarse”); la otra, es la compleja tradición ilustrada, generalmente ingenua y de cortos vuelos. A ellas se mezclan una realidad incómoda -la existencia y administración de unos vastísimos terrenos de propios de la ciudad de Toledo- y una coyuntura turbulenta, el primer año del trienio liberal (1820-1823).

Los autores de la Memoria son ciertamente personajes poco brillantes, a los que la ideología ilustrada llega muy amortiguada: uno es un labrador y agrimensor de Mazarambroz, buen conocedor del terreno de que habla; el otro, un oscuro catedrático de Agricultura en Toledo, recién llegado a la ciudad, en la que desempeñaba con más pena que gloria, según él mismo reconoce, esa curiosa cátedra, creada por una Real orden de enero de 1815. Los datos y, posiblemente, el proyecto de enajenación son obra del agrimensor López; la redacción del escrito, bien hecha por cierto, y algunos detalles de erudición inoportuna parecen deberse a Martínez Robles.

Con los datos de que se dispone en la actualidad, conocemos que la vida cotidiana de los habitantes de los Montes de Toledo era, más que dura, penosa. La Memoria lo recalca insistentemente. No extraña, pues, que estos sufridos colonos aprovecharan el vacío político de la Guerra de la Independencia para apropiarse y roturar tierras de los propios de Toledo; de la misma forma, los decretos de enero de 1813, promulgados por las Cortes de Cádiz, parecieron abrir el camino a una reforma seria de la propiedad agraria. La reacción absolutista de 1814 aventó estas esperanzas y los labriegos monteños, salvo pocas excepciones (Navahermosa, Los Yébenes) continuaron soportando pesadas cargas fiscales y viendo muy limitadas sus posibilidades agrícolas. La economía monteña era de una dramática subsistencia. También va quedando claro, aunque necesarias investigaciones puedan aportar alguna sorpresa, que los beneficios reales de los habitantes de la ciudad de Toledo por la posesión de tan extensos bienes eran exiguas. Por ello, la tensión que se produce es entre los habitantes de los pueblos monteños y el Ayuntamiento toledano; los vecinos de la ciudad quedan, en general, al margen de ella. A estos dos polos de tensión se une un tercer frente de intereses: el de la burguesía -formada y en formación- que está intentando hacer y ganar su revolución, y que aspira, como los labradores, a una desvinculación de los bienes comunales, pero no para repartirlos, sino para apropiarse llanamente de ellos.

¿En cuál de estos frentes se coloca la Memoria? Sin duda, en el de los pueblos de la comarca. En el “Sistema que deberá adoptarse” se proyecta un auténtico reparto de la propiedad. Pero no conviene ser demasiado ingenuos en este caso: el mecanismo económico previsto y exaltado en toda la Memoria es el de un capitalismo liberal de corte clásico. Al aceptarse el principio de la soberanía nacional, los bienes raíces, declarados bienes nacionales, deberían ponerse en manos privadas para que el interés individual produjera los máximos rendimientos, en un marco de libertad de comercio y escrupuloso respeto a la propiedad privada. Además, el informe no prevé ningún tipo de solución a la escasez de numerario de la economía monteña y a su problemática captación de mercados. Por bajos que fuesen los censos, mal podría pensarse en un tipo de economía que no fuese de subsistencia, y aun ésta miserable. A la larga, de manera casi inevitable estas buenas intenciones reflejadas en el informe, rabiosamente liberales, no harían otra cosa que contribuir a consumar el asalto de la burguesía a los bienes comunales.

Esta curiosa y sugestiva Memoria, que hoy edita en facsímil la Asociación Cultural de los Montes de Toledo, se editó en un folleto de dimensiones 15 x 10 cm. El ejemplar que hemos manejado aparece encuadernado con otros curiosos papeles en un volumen propiedad de D. Luis Alba González, a quien agradecemos profundamente su gentileza. Y ya para terminar, decir, porque es de justicia, que la obra Memorias para la historia del Santo Rey Don Fernando III, publicada en 1800 por la viuda de Ibarra y que apareció a nombre de D. Miguel de Manuel Rodríguez (no D. Manuel, como erróneamente se dice en las páginas 6 y 52 de la Memoria que editamos), fue escrita, en realidad, por el benemérito historiador P. Andrés Burriel.

Toledo, 1 de Diciembre de 1984.

Jesús COBO AVILA

MEMORIA SOBRE

La pertenencia, extensión, calidad de tierras, población y administración de los Montes de Toledo por el Ayuntamiento de esta ciudad, y sobre el sistema que deberá adoptarse en su repartición y enagenación; presentada á las Cortes generales

POR LOS CIUDADANOS

Julián Antonio y Agrimensor Francisco Martinez Robles, Miliciano voluntario de Caballería y Catedrático de Agricultura de Toledo.

ADVERTENCIA

DEL CATEDRÁTICO DE AGRICULTURA.

No queriéndome atribuir de ninguna manera lo que no es mío, debo manifestar que principalmente todos los hechos que en esta Memoria se refieren relativos a la extensión de terrenos, cultivo, productos, población é industria de los habitantes de los Montes de Toledo, y al manejo y administración de ellos por el Ayuntamiento de esta ciudad, pertenecen a mi amigo D. Julián Antonio López, labrador y agrimensor muy recomendable, que posee muchos conocimientos prácticos de toda la provincia, y ha formado el plan topográfico que en la introducción se refiere. Mi trabajo ha consistido casi solamente en elegir y ordenar las materias y extender y redactar el escrito, añadiendo algunos hechos y particularidades, que acaso son los de menos interés y utilidad. El cortísimo tiempo que resido en esta provincia y la imposibilidad en que me he hallado de viajar por ella, no me han permitido reconocer los Montes con la detención y escrupulosidad necesarias.

Tenia formada la antecedente manifestación para ponerla al frente de la Memoria, si se daba á la prensa, cuando noté que los periódicos, al redactar la sesión de las Cortes del 25 de Octubre (del año pasado de 1820 ) me anunciaban como único autor riel escrito. Para deshacer esta equivocación dirigí a los editores del Universal el siguiente artículo , que incluyo aquí por no haberse publicado todavía.

Articulo comunicado á los editores del Universal.

“Habiendo presentado a las Cortes una Memoria sobre la pertenencia extensión calidad de las tierras, población y administración de los dilatados Montes de Toledo, y sobre el sistema que debería adaptarse para su repartición y enagenación, compuesta por D. Julián Antonio López y por mi, según se expresa en la Memoria ; y apareciendo por el estracto de la sesión de las Cortes del día 25 publicado en el Universal del 28 del anterior, ser yo solo el autor de este escrito, suplico a Vs. se sirvan publicar en su periódico que el espresado D. Julián fue quien concibió el proyecto de dicha Memoria, y suministró los principales materiales, que yo añadí algunos, modifiqué otros, los ordené todos y estendí el escrito, y por consiguiente que siendo los dos los autores no debe defraudársele a mi amigo el Señor Lopez la parte interesante que ha desempeñado, por la cual es acreedor aprecio y reconocimiento de sus ciudadanos.

Dios guarde. Madrid 3 de Noviembre de 1820. Francisco Martinez Robles”

INTRODUCCION.

Que la inmensa estension de baldíos de la península es un poderoso estorbo para los progresos de nuestra agricultura, ya lo demostró la Sociedad Matritense en su célebre Informe sobre ley agraria estendido por el Señor JOVELLANOS : mas por desgracia , aunque conocidos el mal y los remedios , el infausto y mal hadado egoismo, monstruo tan poderoso en todas partes, frustró la consecucion del bien oponiéndose á la realizacion de los proyectos y providencias mas ventajosas. No basta.. ba, á caso , que recayesen sobre el mi erable labrador la mayor parte de las cargas del estado y las llevase con paciencia, se necesitaba, para abrumarle y esclavizarle mas, limitar la esfera de su industria y afanes circunscribiendolo en estrechos limites y causándole á cada momento vejaciones inauditas. Por fortuna, las arbitrariedades de los que mandan , llevando al colmo la amargura y apuran el sufrimiento y contribuyen á su pesar á abrir los ojos aun á los mas ciegos, para que conozcan la verdadera senda que conduce á la prosperidad. Tales han sido las causas, que mas han contribuido al restablecimiento de nuestra antigua Constitucion y al de nuestras CORTES , . cuya reunion sacó mil vezes á la nacion de grandes apuros , y no pocas salvó de su ruina al bajel zozobrante del estado.

Iguales tambien son los motivos que nos dirijen á nosotros á las Cortes actuales , que reunidas con tanto aplauso van reformando con un tino admirable los abusos envejecidos ; presentando á este santuario de las leyes el cuadro lastimoso de una inmensidad de baldíos , diremos mas bien , de una provincia casi inculta y desierta , existente en el corazon mismo de la península y á 18 leguas de la capital. Tales son los baldíos llamados Montes. de Toledo , pertenecientes á la ciudad de este nombre ; baldíos, que en una estension desmesurada tienen una escasísima y pobrísima poblacion, y sirven casi solamente para abrigar fieras y facinerosos. Cubiertos por la mayor parte de: espesísimas jaras y brezos, á penas pueden producir una yerba mezquina., cuyo aprovechamiento lo estorban la maleza y espesura- misma de. los bosques. Los pocos colonos que los habitan , agoviados, menos por las grandes cargas que pagan á Toledo., que por la mala administracion y por la arbitrariedad y despotismo del juzgado y guardas de estos Montes, gimen en la miseria y abandono , procurando únicamente sacar de la tierra lo preciso para sustentarse. El estado improductivo de estos terrenos y la infelizidad de sus habitantes reclaman la atencion del Congreso y exigen casi imperiosamente su reduccion á propiedad particular. Causa la mayor compasion observar , que siendo, este pais uno de los mas favorecidos en buenos terrenos, es en realidad de los mas pobres y despoblados de la península. La reduccion de estos baldíos á propiedad particular estimulando el interes de los nuevos propietarios, aumentará la poblacion con las subsistencias , y será uno de los mejores. y mas fáciles remedios de los males que hoy se padecen. En tiempos, en que con mil dificulta- des llegaban á conocimiento del Gobierno los clamores de los infelizes, no produje. ron efecto alguno sus lamentos, porque los pocos interesados en su daño detuvieron las providencias de aquel, pretestando ser malísimo é infructífero el terreno de los Montes. Lo contrario haremos ver en este escrito , demostrando que en dichos baldíos hay tierras á propósito para toda clase de labor y plantíos., y es parcialmente para los de vides y olivas. Hace dos años que S. M. el Señor DON FERNANDO VII, en vista del estado improductivo de estos Montes , mandó se levantase un plan topográfico de ellos, y se tomasen todas las medidas á fin de hacerlos útiles y productivos; cuya sabia providencia no se llevó á efecto , ni acaso se llevaría nunca, á no regirnos afortunadamente un Gobierno constitucional y pender de la eleccion del pueblo los empleos de todos los ayuntamientos. Para suplir algun tanto esta falta acompaña esta Memoria un plan topográfico bastante exacto de estas tierras , que podrá suplir interin no se haga otro mas completo , el que solo puede resultar de un reconocimiento detenido y minucioso un toda la demarcacion.

Perteneciendo el territorio de estos Montes en propiedad al pueblo de Toledo, al mismo, tiempo que daremos á conocer su estension y estado actual con las mejoras de que es susceptible , indicaremos el modo con que á nuestro parecer debe reducirse á propiedad particular, recibiendo grandes utilidades Toledo y toda la provincia ; y las Córtes determinarán lo que á sus superiores luzes pareciere mas ventajoso.

Si nuestro trabajo fuere útil , nos cabrá el mayor placer de haber contribuido al bien del pais, donde librámos nuestra subsistencia , auxiliando con nuestras cortas luzes al sabio CONGRESO Y GOBIERNO, que tanto se desvelan por la felizidad de la Monarquia.

Pertenencia y estension de los Montes.

Por los años de 1243 de la era vulgar eran dueños de los hoy nombrados Montes de Toledo y todas sus pertenencias el Arzobispo y Cabildo eclesiástico de dicha ciudad , quienes habian adquirido estas fincas, parte por donacion de diferentes reyes , y parte por la venta y donacion que les hizo fundando una Memoria DON ALONSO TELLEZ , el cual habia tambien obtenido su parte por donacion hecha por el rey DON ALFONSO VIII , COMO se deduce de los documentos insertos en las Memorias para la historia del Santo Rey DON FERNANDO III , publicadas en Madrid en 1800 por DON MANUEL DE MANUEL RODRIGUEZ . Consta igualmente que en 20 de Abril del propio año de 1243 el rey Don Fernando cambio con el arzobispo Don Rodrigo y su cabildo los citados Montes, dándoles en su lugar la villa de Añover de Tajo y la ciudad de Baza (que aun estaba en poder de los moros) con todos sus términos y pertenencias: ” E porque las cosas, decia, que vos yo “do son mucho mas e mejores que las “que de vos recibo , quiero que la memoria vaya por mi alma é de mis parientes , en almosna.”

Adquiridos los Montes por dicho Rey consta por otro documento . que a 4 Enero de 1246 los vendió al concejo y vecinos de Toledo en 450 mrs. alfonsis: ” vendo á vos , dice , concejo de Toledo, á los caballeros, é al pueblo , e á cristianos é á moros ; e á judíos, á los que sodes á los que han de ser en adelante todos aquellos términos que el arzobispo D. Rodrigo de Toledo tenie é habie en sus cartas, e todo aquello que él á mí vendió. ” En seguida despues de indicar menudamente todos los sitios , dehesas y terminos , dice : “é todo esto vos vendo e vos apodero de ello por 45 veces mil morbos alfonsis que me disteis. ” Desde esta venta los espresados terrenos se nombraron don propiedad Montes de Toledo, y han sido administrados por los Ayuntamientos de esta ciudad del modo que diremos mas adelante. Comprenden , empezando por oriente, desde la raya de la dehesa de Guadalerza y montes de Malagon , hasta terminar por occidente en los estados de Pusa; y por el norte, principiando en las sierras del Castañar y Ventas con Peña Aguilera terminan al sur en lo alto del puerto de Viharta y en el sitio llamado la Hoz del Guadiana. Tienen de oriente á poniente 17 leguas de longitud, y II de norte mediodia, formando la figura de un óvalo imperfecto : de modo que hechas las deducciones y compensaciones correspondientes , y reguladas cada legua en 80 varas de longitud , viene á resultar comprender su área superficial 160 leguas cuadradas superficiales. Y por consiguiente teniendo la provincia 706 leguas cuadradas , segun el censo de 1797 , se ve que corresponde a los Montes muy cerca de la cuarta parte de su estension. Cada legua cuadrada de 80 varas por lado tiene 9520 fanegas de tierra del marco de Tóledo de á 500 esta dales cada una y estos de II pies castellanos algo incómpletos : de cuyo cálculo resulta tener nuestros Montes 1.523,280 fanegas del referido marco. Deduciendo de esta cantidad la estension considerada como inútil, que ocupan las pedrizas , rios, arroyos, caminos, cañadas y la localidad de los pueblos, regulada en 3000 fanegas, queda de terreno útil 1.223,280 fanegas

Clases y calidad de terrenos.

Compónese en general todo este terreno de diferentes clases de rocas, siéndolo en bastante abundancia las llamadas primitivas y secundarias; ocupando el primer lugar el granito , la pizarra arcillosa, la pizarra tejar, y sobre todo la pizarra silicea. Se encuentran tambien entre ellas cales granosas y compactas, que suministran preciosos mármoles, no siendo raro el observarse grandes bancos de hierros pardos y ocrareos. En estos parajes sin duda se encerrarán minerales de mucho aprecio , que solo podrán reconocerse haciendo un detenido exámen, que por desgracia no hemos podido nosotros verificar. ¿ Si en las cercanías de Toledo, donde se presentan algunas de las rocas espresadás, observamos solo á la distancia de un cuarto de legua de la ciudad una. porcion de minerales curiosos y de grande interes, (i) qué no se hallará en

LISTA DE LOS MINERALES DE LAS INMEDIACIONES DE TOLEDO

(I) Granito coinun,

Id. con grarates.

Id. rojo ó egipcio.

Id. gráfico ó hebraico.

Feldespato comun. Forma vetas en el granito. (Es el petunse de los Chinos, uno de los ingredientes para fabricar la loza).

Mica crístalízada.

Cuarzo comun en masa, blanco y muy puro formando vetas en el granito. (Es otro de los ingredientes para la loza).

160 leguas cuadradas, que comprenden los Montes, cuando esten bien reconocidos? Entre las rocas primitivas y secundarias observamos porciones de terreno de acarreo, formadas seguramente por la descomposicion de las mismas rocas , las que lejos de ser inútiles llevan buena yerba para pastar, grandes arbustos y tambien árboles corpulentos.

Cuarzo granuloso : formando roca.

Cristal de roca

Piedra cornea escamosa.

Arenisca silícea.

Pizarra arcillosa.

Actinato asbestoideo.

Caliza compacta de grano entrefino.

Piedra litografica; ensayada en el nuevo grabado con buen éxito en el establecimiento litográfico de Madrid, á donde la remitió uno de nosotros hace algun tiempo : se halla en el sitio llamado la Solanilla.

Arcilla esméctica ó de bataneros: se encuentra en la Soloni lla y en un cerro del barranco de la Rosa.

Sin embargo, la mayor parte de los cerros., lomas, valles, y llanuras de los Montes se componen de terreno propiamente dicho de acarreo, constando de arcilla con mayor o menor cantidad de silice y cal, siendo por consecuencia laborizables en lo principal o en un todo. Que en lo general el terreno es de una calidad bastante buena , lo prueban , la inspeccion de la tierra que se advierte ser de bastante consistencia y miga por lo comun. Nótase con especialidad una calidad superior de tierra en los sitios de la hoya de Navadestena, inmediaciones de Retuerta , Molinillo, torre de Abrahan, Raya de Guadalerza, Navarredonda, Toledana y toda la ribera del rio Bullaque desde la torre de Abrahan hasta Alcoba, en los valles de Galvez, Brezoso, Santiago, San Marcos, S. Bartolomé, S. Salvador, Baen de Biñuela, sitio de la Sandijuela, Miraflores, Valdecaballeros , valle de Miraflores, Peralosas , raso de S. Juan y otros varios. La abundancia de aguas, que ofrecen una porcion de fuentes, arroyos y rios, charcales y pantanos, que hoy solo sirven de estorbo no sacándose de ellos utilidad alguna. Los principales arroyos ó rios son el Bullaque y el Estena : el primero corre de norte á sur desde el sitio del Milagro , y reuniendo así el rio de las Navas, el Bullaquejo de pata, el rio de la Retuerta con una multitud de manantiales, desemboca en el Guadiana; aqui tambien desagua el Estena caminando de norte a sur recogiendo en su curso gran porcion de fuentes y arroyuelos. Ambos rios presentan en sus orillas terrenos de superior calidad, que estan convidando á retribuir abundantemente á quien los riegue y meta en cultivo. Siendo tan grande el influjo del agua en la vejetacion, que algunos célebres naturalistas han querido probar ser este el único alimento de las plantas; y considerando los incalculables beneficios que produce el riego en los climas cálidos y secos, de donde procede el mayor producto de las cosechas, debemos cónvenir, en que ella es el abono mas principal en tales paises , y que en donde hay agua y calor, el terreno tiene necesariamente que ser fértil cultivándolo con aplicacion y conocimiento. 3° Tambien lo comprueban la espesura de matorrales, que por donde quíera impiden el transito, sabiéndose desde la mas remota antigüedad que la abundancia y corpulencia de las producciones naturales indican la bondad de la tierra que las produce. 4° Y tambien lo demuestran la naturaleza misma de las producciones espontáneas. No deteniéndonos a enumerar las muchas plantas útiles , que en los Montes se encuentran, y atendiendo solo á lo mas notable, á los árboles y arbustos que mas escitan la curiosidad, observarernos criarse espontáneamente en ellos una gran porcion de robustas encinas, siendo entre ellas las mas comunes la encina llamada coniun, la humilde, la vellosa, la gramuncia, el rebollo, el roble, quegigo, coscoja y alcornoque; crianse tambien en abundancia varias especies de sauces, el jentisco, el brezo arborescente y el aparasolado, varias especies de retamas, las jaras cerval, la plegada, la aparasolada y la Ladon ; haber valles enteros de aulagas de un gran del estraordinario, de fresnos, de alisos, de guindos silvestres, y de avellanos; observándose tambien en abundancia los peruetanos, los castaños y los acebuches.

Aprovechándose de las tierras en que vejetan con mas vigor estas producciones segun las observaciones prácticas de uno de nosotros, podemos asegurar que la tierra de primera calidad asciende por la parte que menos á 1000 fanegas: y si se utilizasen las aguas que se pierden , no bajaria la tierra que se regase de 4 a 60. Todo lo que resta es tierra de 2ª y 3ª clase, muy útil para sembrados y principalmente para plantios de vides y olivas. Agrégase, que situados éstos terrenos en la parte meridional de la provincia y defendidos por grandes sierras de los aires frios del norte, gozan de un clima muy templado y benigno, madurándose muy bien sus frutos y con bastante anticipacion.

Noticia de los pueblos de su comprension.

Los puebles comprendidos en los Montes de Toledo son 16 en esta forma.

VENTAS CON PEÑA AGUILERA. Hállase este pueblo al principio de los Montes en la parte septentrional, distando de Toledo 6 leguas. Asciende su poblacion á 196 vecinos, que se ocupan en la labranza y en cortar y quemar carbon y conducirlo para su venta á Toledo y otras partes. El terreno de su termino, reposando sobre roca granítica, es pedregoso, arenisco y endeble; pero la industria de los habitantes le hace producir granos, legumbres y vinos en bastante abundancia. En este pueblo hay las mejores canteras de granito de la Provincia; de ellas proceden las piedras de silleria, de que se componen los principales edificios de Toledo, y las muelas para los molinos de agua de esta ciudad y de toda la Provincia. Es preferible este granito al de Toledo por ser mas blanco y tenaz, á causa sin duda de hallarse entre los tres ingredientes que le componen , predominantes el cuarzo y feldespato blancos y muy disminuida la mica pardo-agrisada.

SAN PABLO. Está situado al pie septentrional de la sierra del Puerto Marches, 2 leguas distante del anterior y 8 de Toledo. Su vecindario viene á ser de unos 242 vecinos muy industriosos, que no teniendo suficientes tierras para ocuparse en la labranza, por no permitirseles hacer roturas, se dedican muchos á la ganadería y con especialidad al carboneo. Su terreno reposa la mayor parte sobre granito, y aunque menos estenso y mas escabroso que el de las Ventas, esta mejor aprovechado en huertas, frutales y viñas. A su inmediacion hay un convento de Agustinos calzados.

Entre este pueblo y el anterior tiene la iglesia catedral de Toledo la dehesa nombrada el sotillo, en la que se observa un escelente monte hueco de encinas, que rinde buenos productos en pastos y carbon.

RETUERTA. Dista de S. Pablo 3 leguas y 11 de Toledo. Sus vecinos son de 50 á 60, cuya ocupacion consiste en el carboneo y en un poco de labranza , que solo les produce lo absolutamente preciso para mantenerse. En los alrededores de este pueblo hay parte del mejor terreno de los Montes, en el que podrian criarse los mejores y mas variados frutos , aprovechándose del agua del rio llamado de la Retuerta, que pasa por medio sin pagar ningun tributo. Acia el norte de esta poblacion hubo en otro tiempo viñas y todavía hoy se ven retobos de sarmientos; pero ha llegado á llenarse tanto de jaras y otros arbustos, que quieren entrarse por esta parte aun en las mismas casas. En su diezmería (asi llaman á los terminos) podrán utilizarse para granos y plantios unas 400 fanegas de tierra casi toda de primera calidad.

NAVADESTENA. Es anejo de la Retuerta en lo eclesiástico, pero con distinta jurisdiccion en lo civil , distante 2 leguas acia el poniente de esta poblacion y 12 de Toledo. Sus vecinos, que son de 20 á 30 se mantienen con el producto de sus cabras y colmenares y con lo poco que les rinde el cultivo de la roza. Al mismo tiempo que su terreno es uno de los mejores de los Montes, tiene la ventaja de poderse regar en gran parte con el agua del rio Estena.

ORCAJO. Dista 5 leguas de mal camino de la Retuerta y 16 de Toledo, y está situado en un cerro escabroso compuesto de pizarra arcillosa. Tiene unos 100 vecinos, que sacan para mantenerse del ganado cabrio, de las colmenas y de la labranza que es poca por ser el terreno desigual, pero sin embargo muy apropósito para plantios de todas clases. Por este lado es este el último pueblo de los Montes, distando de él la raya cerca de 3 leguas. De las inmediaciones de la loma llamada Espinazo del can, por donde va el camino de Retuerta á Orcajo , el mismo que lleva á Estremadura, se saca principalmente el carbon de brezo que se consume en Toledo y Madrid.

NAVAHERMOSA. Este pueblo, distante de Toledo 9 leguas, tiene de vecindario unos 500 vecinos muy industriosos y aplicado a la labranza, á la cría de ganados y colmenas, al carboneo y á las fábricas de estambres y estameñas pardas , que llaman picotes. Sus cercanías , cubiertas hace poco tiempo de jaras y coscojas, se ven al presente metidas en labor, produciendo granos de superior calidad y abundantes vinos. Desde el año de 1808, aprovechándose sus habitantes de la confusion del Gobierno durante la guerra, rompieron gran porcion de terrenos, lo que se les ha tolerado despues.

ONTANAR. Dista 1 legua de Navahermosa y 10 de Toledo. Su piso es tan desigual, que de noche no se puede salir de las casas. Sus vecinos vienen á ser unos 60, y se ocupan en la labor que es muy escasa, y la tienen muy distante del pueblo ácia la ribera del arroyo Cedena : con su industria y aplicacion adelantarian mucho, si les permitieran cultivar los cerros que les rodean.

NAVALUCILLOS. Para ir á este pueblo, que dista de Navahermosa 3 leguas y de Toledo 12, cruza el camino el arroyo de Cedena , dejando á la derecha el sitio donde estuvo el pueblo de Malamoneda , en cuyo despoblado puede escogerse mucho terreno para labor. Este pueblo ha estado dividido monstruosamente en dos – jurisdicciones , y la poblacion en dos partes, la mayor perteneciente á Toledo y la menor á Talavera de la Reina. Su localidad es muy fragosa y su termino muy desigual con mala calidad de tierra; pero todo lo supera la industria de sus habitantes , quienes obligan á su terreno, el peor de los Montes, á ser el mas productivo, teniendole tan plantado de viñas y olivos que parece un jardin: deben por lo tanto presentarse como modelos á todos los habitantes de los Montes. Tienen fábrica de curtidos con especialidad de cordovanes. Son traginantes y comercian en cuanto se presenta, internándose con sus especulaciones mercantiles en las provincias limitrotes. Por último, estos honrados los habitantes , no perdonando trabajo , cansancio, ni fatiga para adquirirse el sustento, gozan de una vida laboriosa , sí , pero comoda y llena de contento disfrutando no medianos bienes de fortuna’.

NAVALMORAL, Esta era tambien una poblacion que tenia dos jurisdicciones y termines, parte perteneciente á Toledo y parte al Señorio de Pusa, ascendiendo en ambas de 500 á 600 sus vecinos. Su terreno es llano, y esta bien cultivado y aprovechado, llevando granos , vides y olivas. Dista de Toledo 13 leguas terminándose en él por esta parte los Montes.

MOLINILLO. Situado á 9 leguas de Toledo, tiene 3 á 4 vecinos y un terreno llano y despejado , de los mas superiores y con proporcion de riego: la tierra de primera calidad ascenderá á 200 fanegas, y la de segunda á 300 Toda la ribera del rio del Milagro hasta la torre de Abrahan comprende un terreno escelente para cañamos y linos y para moreras, gozando de un clima templado muy aproposito para la cría de gusanos de seda.

Cerca del Molinillo hay un sitio llamado el Avellanar., donde se crian en grande abundancia los avellanos silvestres.

Creemos fuese este pueblo muy grande en lo antiguo por los vestigios que se observan de calles empedradas y edificios arruinados.

ALCOBA. Está situada al pié de una sierra, distando 6 leguas del Molinillo y 15 de Toledo. Su camino va por el estrecho de la torre de Abrahan , por donde se pasa el rio Bullaque engrosado ya por haber recogido muchos rnanantiales. Preséntase uno y otro lado del camino una tierra de buena calidad, siendolo de la superior la de la ribera de este rio y arroyos que á él se juntan. El sitio de la Abecedilla , cerca dé la dehesa llamada la Toledana, está convidando al establecimiento de una poblacíon; pero hoy se halla todo tan lleno de arbustos y maleza , que no se puede transitar fuera del camino. Tíene Alcoba de 30 á 40 vecinos que se ocupan en la labor, aunque muy corta, por no haberles sido permitido laborear el famoso terreno de los Encinones y todo el arroyo arriba hasta la Sandijuela, En la diezmería de Alcoba pueden escogerse para granos y plantíos de todas clases mas de 400 fanegas de buena tierra.

FONTANAREJO. Dista de Alcoba algo mas de una legua y 17 á 18 de Toledo, ascendiendo de 30 á 40 sus vecinos, que tienen una corta labor, y han criado un poco viñedo y frutales en algunos huértecillos. Su terreno es susceptible de mucha mejora.

ARROBA. Ultimo pueblo de los Montes por parte del mediodia; dista de Fontanarejo 2 leguas y 19 de Toledo, hallándose situado al sopie de unas sierras, y constando de 30 á 40 vecinos que tienen alguna labor. Su terreno ácia la parte del sur es todo sierras, no presentándose un llano siquiera de 500 varas ; pero puede escogerse muy buena porcion para vides: ácia el Norte y camino de Fontanarejo es bueno y apropósito para granos y plantíos.

NAVALPINO. Está á 2 leguas al poniente de Fontanarejo y distante de Toledo 17. Su vecindario de 50 á 60 vecinos. Su término es cerrado y de buena calidad de tierra, y está bastante bien aprovechado á proporcion del número de vecinos.

Al nordeste del pueblo en el sitio llamado Villanarejo , distante casi tres cuartos de legua, hay unos baños de aguas acídulas y termales , que han llamado la atencion del Gobierno poniendo en ellos un médico director. Son cristalinas las aguas y de buen sabor; las gentes del pais las buen á pasto con solo dejarlas enfriar un poco en las vasijas, pues estan siempre en el manantial á la temperatura de 21 á 22 grados del termometro de REAUMUR. Una pequeñísima cantidad de ácido carbónico y de hidroclorato de cal son las únicas sustancias que se han reconocido tener en disolucion segun las mejores analisis: sus virtudes no pueden por consecuencia ser tan grandes corno han querido algunos exagerar. Las observaciones mas exactas demuestran solo haber sido útiles contra los reumas crónicos y contra algunas paralisis. Ademas , corno por otra parte las caminos que conducen á estos baños son ásperos , desiguales, solitarios, consistiendo en veredas ó trochas; y los enfermos tienen que bañarse en charca: a la sin tener ni aun chozas donde guarecerse , su es muy incomodo y con dificultad podrá generalizarse mucho.

Hay en otros parajes de los Montes fuentes mejor que creemos sean de mas virtud, cuya publicacion nos reservamos para cuando las tengamos mejor examinadas.

Llaman la Cuadrilla á los cuatro pueblos Arroba, Alcoba, Fontanarejo y Navalpino, por no haber en los cuatro mas que un cura , que pone en los otros tres un teniente en cada uno.

MARJALIZA. A la entrada de los Montes, casi en la raya del norte, al pie de una sierra está situado este pueblo distante de Toledo 6 leguas , componiéndose su vecindario de 70 á So vecinos. Su termino es cerrado ; cultivan bastarte tierra, observando un sistema de labranza. Las inmediaciones las tienen de huertos con muchos frutales, con especialidad, guindos, pero. casi silvestres.

YEVENES. Este pueblo distante 6 leguas de Toledo, presentaba la monstruosidad de estar dividido en dos partes en cuanto á jurisdicion es, la una , lugar pedaneo de Toledo, y la otra, villa perteneciente al priorato ele S. Juan, cada una con territorio y Juezes distintos.

La parte de Toledo comprende unos 500 vecinos muy industriosos, que se ocupan en la labranza , ganadería, fábricas de curtidos de cordovanes, y tambien en las de estameñas estrechas y moradas que llevan á vender á diferentes provincias. Tienen de toda clase de plantios, y corno no les esté señalado término en los Montes labran alguna cosa en el Molinillo, en el Valle de S. Marcos y Navarredonda, pero sin pagar renta, ni gavela ninguna á Toledo segun diremos en el párrafo siguiente.

Administracion de los Montes por el Ayuntamiento de Toledo y sus productos.

Al hablar del modo de administrar el Ayuntamiento de Toledo las preciosas y ricas fincas de sus Montes , no podemos menos de angustiarnos al considerar su estado improductivo, y las arbitrariedades á que continuamente han estado espuestos los infelices habitantes de los Montes, al paso que la ciudad de Toledo no ha recibido beneficio alguno de ser poseedora de tantas riquezas. Pero descendamos á esponer algunos pormenores, y se presentarán por sí mismas las causas de semejante situación.

Para la direccion y manejo de estas posesiones ha existido siempre en Toledo un juzgado, llamado de los montes, compuesto de un fiel del juzgado , que era un regidor que se elegia de cierto en cierto tiempo á la suerte entre todos los regidores , siendo este el supremo tribunal que entendia en todo el manejo y administracion , y fallaba en cuantos casos gubernativos y contenciosos se presentaban. Hasta la abolicion de los señoríos estuvo el Ayuntamiento de Toledo en posesion de nombrar los alcaldes de los pueblos, teniendo estos solamente el derecho de presentar tres sujetos , de los cuales elegia aquel á quien le parecía. Abolidos los derechos señoriales en los seis años últimos recayó la facultad de elegir en la chancilleria de Valladolid, quedándoles aun al fiel y al Ayuntamiento la parte gubernativa y judicial. Nada diremos acerca de la absoluta dependencia, en que vivían les habitantes por este motivo de parte del Ayuntamiento , ni de las estorsiones y vejaciones que sufrian por la distancia y calidad del juez ; por no recordar ideas tristes y melancólicas, que por fortuna jamas volverán á escitarse mientras subsistan entre los españoles aun solo los rastros de un gobierno justo y liberal. Siempre bendecirán estos pobres habitantes el genio tutelar de las Cortes generales y estraordinarias que los redimieron de tan duro y ominoso va allage. Sin embargo, subsistieron otras males que no pudieron obtener remedio , por estorbarlo los trastornos políticos para siempre lamenrables del año de 1814.

Cada pueblo de los Montes tiene su término llamado diezmería por haberse formado principalmente para la percepcion de los diezrnos; en cuyo térmíno ó diezmería tiene cada uno acotada una porcion de tierra con el título de dehesa boyar, que la disfrutan por sí solos sus ganados. Debe esceptuarse Ontanar que no disfruta dehesa, acaso por no haber hecho méritos para que le concedieran esta gracia los señores de los Montes. Ademas á los pueblos del interior , á saber, Retuerta, Orcajo, Navalpino , Arroba, Fontanarejo , Alcoba , Molinillo, Navadestena y Ontanar, en cuyos términos estan las tierras mejores , únicamente se les ha permitido labrar en lo que llaman rozas , esto es , en porciones de terreno que se señala anualmente precediendo súplicas, reconocimientos y despachos ante el juez del juzgado, ascendiendo cada año los derechos de todo esto á muy buenas sumas. El señalamiento lo hace uno de Los cuatro guardas que hay de montes, verificán dolo siempre en los peores terrenos , bajo el pretesto de no tocar á lo domas para que se críe buen monte. El terreno señalado lo reparten entre si los vecinos de cada pueblo ; y como deban pasarse muchos años , antes que vuelva á rozarse la misma tierra, y no tengan por consiguiente interes alguno en desceparla y laborearla bien, el único cultivo que le dan consiste en rozar los arbustos y matas en la primavera , reunir lo rozado en montones que pegan fuego á fin de Agosto, ocasionándose no pocas veces considerables daños, á causa de propagarse el fuego , con el mas minimo descuido, leguas enteras. Estendiendo después la ceniza., sin mas preparacion, esparcen la semilla á voleo , abandonando ya el sembrado hasta la época de segar , en la que recojen lo que pudo germinar buenamente , y no destruyeron los insectos y demas animales campesinos. Algunos para cubrir un poco la sernilla suelen rastrear la superficie con rastros de mano, ó bien introducen manadas de cabras que medio la entierran, haciéndolas pasar por cima apiñadas y de tropel.

Estos miserables labradores nos recuerdan los primeros tiempos de la formacion de las sociedades, en cuya época no se servian los hombres de los animales para labrar la tierra , ni se había inventado aun el primero de los instrumentos campestres , el arado, cuya invencion inmortalizó á OSIRIS entre los egipcios y á TRITOLEMO entre los griegos. En vano han existido para ellos los ESIODOS, los MAGONES, CATONES , VARRONES y COLUMELAS, los HERRERAS , ARTHUR YUNES ROZIERES y DUHAMELES , los RES , y tantos otros varones esclarecidos , á quienes principalmente se deben los actuales adelantos de la ciencia agraria: pues á pesar de los progresos de las artes y ciencias, sus prácticas rurales han permanecido siempre en su primitiva infancia ¿y, como había de suceder de otra manera? ¿Gastarían su dinero y tiempo en romper un mal terreno, que al año siguiente habían de abandonar? Obsérvese pues, que debiendo estar el ayuntarniento de Toledo muy interesado en el fomento y mejora de estos Montes, por no conocer sus verdaderos intereses, ha puesto obstáculos á los progresos de la labranza, causandose á si mismo gravísimos daños por encontrarase cargado de acreedores y sin poder satisfacerles, y perjudicando también á la poblacion y á la riqueza pública.

Cuando hallarnos en el mayor abandono y miseria á los pueblos del interior, vemos los del esterior de los montes vivir con desahogo y ciertas comodidades y con mas poblacion , á pesar de ser su terreno inferior al de los otros. ¿ Siendo las cargas iguales, pagando unos y otros igual, mente a Toledo el dozavo de todos los frutos de la tierra, de los colmenares y ganados , cual podrá ser la causa de tan notable diferencia ? No es otra sin duda, que el haber conseguido los segundos romper el terreno que labran, usando de él como en propiedad mientras pagan el dozavo : estimulado así el interés individual ha sabido establecer en los terreros mas ínfimos viñedos , olivares y aun preciosos jardines. Para romper terrenos y no labrar en rozas no han tenido otros méritos, que el ser mas ricos , haber tenido favor, haber sido mas sagaces o mas atrevidos. Ha habido pueblo , que no pudiendo alcanzar licencia para romper tierras , se aprovechó de la confusion de la guerra pasada, hizo sus rompimientos, plantó vides y olivos, y hoy pagando el dozavo , disfruta en pacífica posesion del fruto de su atrevimiento é industria. i Y será posible notar, sin compadecerse e indignarse al mismo tiempo, que los infelizes giman en la mi seria , faltos de proteccion y auxilio, no por otra causa sino por ser infelices.

Pero á esto han contestado siempre los interesados en el desórden , que ha sido preciso seguir este sistema, 1º por ser muy malo el terreno, y no poder servir para otra cosa mas que para monte: 2º por asegurarse as¡ la subsistencia de los ganados : 3.° para que no fáltase el abasto de carbon á Toledo.

Por lo espuesto anteriormente se reconocerá la falsedad del primer motivo ; pues hemos hecho ver que en las diezmerías donde solo se permite labrar en rozas hay muchos terrenos incultos de superior calidad : ademas que rigorosamente hablando no hay mas terreno malo que aquel, en cuyo cultivo y mejora no está interesado el labrador. ¿Que tierra hay peor que la de las Ventas, S. Pablo , Navalucillos y Navahermosa, que es arenisca y descansa sobre rocas primitivas? ¿ sin embargo, interesados los colonos en su cultivo por haber conseguido roturarla, no la vemos llevar siembras muy regulares y viñedos y• olivas muy preciosas? Y para que se tengan ejemplos más patentes?¿ los cigarrales de Toledo , jardines de recreo de esta ciudad, donde se ven tan hermosos albaricoqueros y ciroleros, donde hay tan pingues vides y olivas , no tienen el peor terruño que pueda imaginarse ? ¿ No es un terreno arenoso con muy poca arcilla reposando sobre vivo granito? Pues registre el que quiera lo interior de los Montes, y observará leguas enteras incultas de tierra muy superior á las espresadas, á quienes únicamente falta las animo y ponga en cultivo el interés individual.

En cuanto á los pastos y arboleda debemos decir lo siguiente. Tenemos ya dicho que cada pueblo de los Montes, menos Ontonar , tienen una dehesa acotada, llamada boyar , para disfrutar esclusivamente sus pastos ; y que por una concesion particular todo el término de Marjaliza y Navalpino estan acotados para beneficio esclusivo de sus habitantes. La estension de estas dehesas y términos acotados ascenderán á 700 fanegas. Ademas de esto , el Ayuntamiento de Toledo tiene acotadas nueve dehesas, como arbitrio para la subsistencia del pósito ( que no existe ), reguladas en 250 fanegas. Entre los varios acreedores que tiene el Ayuntamiento , ha conseguido poco tiempo hace uno de ellos Don Manuel Balza por providencia del Consejo se le acoten para reintegrarse 28,892 fanegas por término de doce á trece años.

Deduciendo de la cantidad total de fanegas que comprenden los montes, á saber ……….. 1.523.280.

1.º Lo que ocupan las pedrizas, cañadas , caminos y la localidad de los pueblos, que asciende á.. .. 300000.

2.° Lo que está metido en labor y vedado por tallar y ocupa: …….. 300000.

3.º La estension de las dehesas boyares y términos acotados que suben á……..……… 70000.

4.º Las 9 dehesas acotadas para subsistencia del pósito y otros gastos reguladas en ….………… 25000.

5.º Las acotadas para el pago de la deuda de D. Manuel Balza que son…… 28892.

Total….. 723892.

Queda sobrante……….. 799388.

Los pastos de esta enorme cantidad de fanegas de tierra los disfrutan de mancomun los ganados de los labradores de los Montes , los de Toledo que son pocos y los de Orgaz, Yévenes, Cuerba, Pulgar y Mora, no pagando dozavo ni otra cosa alguna los ganaderos de Toledo, ni los de los otros cinco pueblos. Dícese que estos últimos tienen derecho al aprovechamiento de los pastos, porque contribuyeron con ciertas cantidades á la compra de los Montes ; pero este hecho no consta , que sepamos, por documento alguno auténtico: solo se deduce de la escritura de venta que el dinero fue entregado por el Concejo y vecinos de Toledo , y á ellos solos se les posesionó de todo lo comprendido en los Montes con todas las poblaciones é con todos los villares é con todos los castiellos yermos é poblados, con montadgos, é con portadgos é con herbadgos, é con fuentes é con rios, é con montes con dehesas , con aguas con pastaras , e con entradas , é consalidas complidamente, é plenararniente.

Igualmente se deduce que fueron vendidos tambien á Toledo Pulgar con cuanto el Arzobispo dió á los de Pulgar é fueron tenedores, y tambien Yévenes. No obstante hoy , sin que sepamos como se han rescatado, Pulgar y Yévenes no solamente no pagan dozavo de los ganados que crian con pastos de los Montes, sino que tampoco pagan nada por las tierras que en ellos cultivan: ¿ traerá esto orígen de las mismas causas que dieron derecho á los vecinos de las Ventas, S. Pablo y otros, para romper. y labrar sus terrenos?

El ayuntamiento de Toledo da tambien acogida en los inviernos á ganados forasteros, aplicando las cantidades en que la introduccion se ajusta para el objeto piadoso de sostener el pósito y otros gastos municipales.

A pesar de ser tan estensos los terrenos para pastos comunes., son pocos á proporcion los ganados que en ellos libra n su subsistencia ; por cuanto siendo comun el disfrute nadie procura mejorarlos , ni se puede reservar trozo ninguno para cuando los alimentos escasean. Y lo que es mas , no permitiéndose limpiar el monte de las muchas é inútiles jaras y arbustos, se han ido apoderando del terreno dé tal manera, que han remplazado en la mayor parte á las encinas y demas árboles útiles; y con su espesura, no solo impiden criarse la yerba sino que estorban su aprovechamiento y despojan al ganado obejuno de gran parte de su esquilmo que es la lana.

Para aumentar los pastaderos suelen los pastores con mucha frecuencia pegar fuego al monte, no pudiendose averiguar nunca el autor ; cuyos fuegos, propagándose las mas vezes por leguas enteras, reducen á cenizas una infinidad de preciosos árboles, y no pocas vezes abrasan los colmenares y hasta los ganados y ganaderos.

Por el ningun sistema que se ha seguido en las cortas de maderas, se nota la mayor confusion en el arbolado: nada mas comun, qúe observar tallares uno , de dos y tres años mezclados entre sí y con árboles de todas edades, y algunos tan reviejos qúe se les ve perecer por su ancianidad. Por consiguiente todo el monte es aun mismo tiempo pardo y hueco, alto y bajo, ó mas bien un confuso matorral, donde lo que mas abunda es lo mas inútil. En esté estado , considerándose todo por un tallar, y estando vedada la introduccion de los ganados en los tallares , pueden los guardas con este pretesto denunciar á cada instante todos los ganados: ni se descuidan en hacerlo , resultando de la denuncia perder al denunciado ; pues graduándose el daño al antojo del guarda, y pagándose doblado por una clausula de la escritura de venta del Rey D. FERNANDO III., ascienden casi siempre el daño y costas á grandes sumas. A fin de evitar las denuncias, para las cuales siempre se halla tendida la red , se ven obligados los ganaderos á estar continuamente agasajando á los guardas, quienes con tal motivo son los prohombres de este país: Muy raro es el ganadero que no ha sufrido varias denuncias, á no ser que sea rico el amo del ganado y sepa manejarse y tener amigos.

Quisieramos ahora , que los pocos apologistas del desórden actual de nuestros Montes , teniendo presente lo arteriormente espuesto nos contestasen de buena fe, si en tales montes y con semejantes trabas se puede asegurar la subsistencia de un número de ganados proporcionado á la estension y feracidad de la tierra.

Nada diremos del disfute de la bellota, pues en el abandono actual del arbolado, siendo el usufructo de ella de mancomun, viene á reducirse su esquilmo casi á la nada. Cada cual que quiere lleva sus cerdos donde se le antoja , y saltando sin cesar de un lado para otro, recojen unos lo que otros abandonan no utilizándose ninguno del fruto de un modo ventajoso : así acontece ser muy poco el ganado que se ceba en estos montes.

Pero hablemos ya del usufructo de las leñas. Todo el mando creerá que las vecinos de Toledo, siendo dueños de 160 leguas cuadradas de montes , deberian disfrutar el carbon casi de valde entre otras muchas cosas. Al menos tales ventajas con muchas otras debieron siempre prometerse los poseedores de tamañas fincas , principalmente cuando una junta de regidores ha velado de continuo para sostener el abasto del carbon en la ciudad , aun contra las máximas de buen gobierno. Esta junta ha trabajado mucho en todo tiempo , ú fin de que se vendiese en Toledo con preferencia el carbon de sus Montes; para lo cual tenia nombrado un administrador del abasto de carbon , y señaladas las tiendas para el despacho , que eran todas las del pueblo. De cuenta de la junta se hacian los carboneos, ó bien se verificaban por contratas , pagando la arroba puesta en Toledo desde 22 á 26 cuartos lo mas caro, y vendiendolo el abasto á los vecinos á 32. Las ganancias parece que se han destinado para los gastos del abasto y de la junta misma. Esta para asegurar al pueblo el proveerse del carbon de sus Montes, logró tener el ventajoso privilegio de impedir la concurrencia del carbon de otros montes, exigiendo por la introduccion de la carga menor 28 cuartos, 40 por la mayor y 24 reales por el carro, al mismo tiempo que la Hacienda Pública cobraba solamente por la carga menor cuartos , 12 por la mayor y 6 reales por el carro. Ha acontecido en consecuencia, que por tener Toledo la satisfaccion de quemar el carbon de sus propios Montes, ha tenido que pagarlo mas caro que si se hubiese provisto del procedente de otros , que acaso seria de mejor calidad.

¿Y son estas las ventajas que han resultado á Toledo de ser dueño de 1.513,280 fanegas de tierra, poblada la mayor parte de monte? Pues no son otras sin duda. Pero aun hay mas: segun certificacion del contador de propios resulta que reunidos todos los productos de los Montes con dozavo, venta de yerbas, maderas, carbon &c. á penas asciende el total a 1190 reales un año con otro. A esto se agrega , que ademas de los guardas de rentas nacionales, tiene otros la Ciudad en las puertas para cobrar en casi todos los objetos de consumo ciertos derechos, que sobre algunos géneros son mayores que los que cobra la Hacienda Pública. Al mismo tiempo se observa, que no se sostiene por el Ayuntamiento obra ninguna de pública utilidad, ni casa alguna de beneficencia, ni siquiera paga una escuela para los pobres; que la limpieza, el alumbrado y casi todo el empedrado de las calles los costean los vecinos; que la Academia de bellas artes se mantiene casi de limosna; que la Sociedad económica no tiene con que premiar á los industriosos y aplicados; que la agricultura se enseña solo teórica y no prácticamente por falta de terreno; y por último que en la Universidad por falta” de medios se enseñan algunas ciencias muy inexactas é íncompletamente, no teniendo los profesores ó sostitutos, que regentan las cátedras, otro aliciente que los estimúle á sus tareas que el del honor.

No queriendo hacer reflexiones amargas sobre este asunto , deduciremos por consecuencia que á los vecinos de Toledo el ser poseedores de inmensos terrenos; lejos de traerles utilidad alguna, les ha servido de mucho gravamen.

Sistema que deberá adoptarse.

Considerando por todo lo que antecede que una porcion tan grande de terrenos han permanecido en un estado casi improductivo, sin que los vecinos de Toledo hayan sido en nada beneficiados, y por el contrario muy perjudicados los habitantes de estos Montes, durante el tiempo que los han administrado los regidores perpetuos de Toledo: considerando ademas que, desposeyendo en un todo á los Toledanos de tales tierras, se les deberia indemnizar de alguna manera, lo que nos parece en la actualidad dificil y gravoso á la nacion ; rada creemos mas conforme á la razon y justicia que su reparticion y enagenacion, dardo á censo, graduado segun la calidad de las tierras, todos los terrenos que resten despues de satisfechos los acreedores del ayuntamiento de dicha Ciudad, invirtiendo los productos en dotar establecimientos y ejecutar las obras mas urgentes de utilidad pública. Para la ejecucion de todo esto creemos deberán adoptarse las bases siguientes.

1. Se hará un reconocimiento general de todo el terreno de los Montes de Toledo midiendolo y anotando las diferentes calidades de tierras, su. proporcion de riego y las mejoras de que son susceptibles, bajo la inspeccion y direccion de la Diputacion Provincial, quien nombrará el comisionado ó comisionados que lo verifiquen á la mayor brevedad posible.

2. De resultas del reconocimiento se formará un plan, en el que se señalará á cada uno de los 16 pueblos de los Montes un término correspondiente al número actual de vecinos, cuyo terreno, aprobado que sea el plan por la Diputacion con las reformas que estime convenientes, se repartirá entre los vecinos debiendo pagar un censo segun se espresará.

3. Los pueblos de Yévenes, Orgaz, Cuer- ba, Pulgar y Mora deberán hacer constar sus derechos á los Montes ante la Diputacion Provincial , cuya corporación los hará públicos si los tubieren, y les compensará dándoles en tierras lo que á su juicio parezca mas arreglado: si no tubieren derecho á ellos, se hallarán en el mismo caso que los otros pueblos de fuera de los” Montes.

4. En vista del reconocimiento general, la Diputacion determinará los parajes donde deba promoverse el establecimiento de nuevas poblaciones, y los términos que se les deban prefijar.

5. Con el demas terreno se pagará á los acreedores del Ayutamiento ; y lo que reste se dará á censo prefiriéndose los habitantes de la Provincia á los de otras. y entre ellos los de Toledo, y en todo caso los labradores que sean ganaderos á los que no lo son.

6. Desde el año de 1821 cesarán de cobrar sueldo los guárdas de montes y demas empleados en estos por el Ayuntamiento, á quienes se dará en propiedad una porcion de tierras á juicio de la Diputacion.

7. Cesará desde luego de pagarse el dozavo, que han pagado hasta aqui los habitantes de los Montes , y en su lugar los, que tienen al presente terrenos metidos en cultivo, satisfarán 6 reales por cada fanega de tierra de riego o que sea susceptible de él, 3 reales por la de 1ª clase no susceptible de riego, 11 por la de 2ª clase y 24 maravedis por la de 3ª; las tierras restantes pagarán á los mismos precios desde un año despues de repartidas.

8. Los terrenos, que desde ahora se pongan nuevamente en cultivo, no pagarán diezmo hasta pasados 10 años, si llevan solo plantas anuales ; y hasta pasados 20, se llevaren ademas árboles o arbustos, o bien si se cultivaren estos solamente.

9. Los censos serán cobrados por Ayuntamientos de los pueblos, en cuyos distritos se hallen los terrenos, entregando les productos á la contaduria de propias de la provincia.

10. Estos productos se invertiran, 1.º en dotar á los profesores de la Universidad y la escue!a de dibujo según el nuevo plan que establezcan las Cortes, y en la formacion de un Gabinete de Historia natural de la Provincia, y de maquinas é ingredientes para la enseñanza de la Fisica y Quimica; 2.º en dotar algunas escuelas de primera enseñanza para los pobres; 3.° en componer el camino de Toledo a Madrid ; 4.° en dar algunas cantidades a juicio de la Diputacion, á la sociedad economica para que fomente y premie que se aventajen en cualquier genero de útil industria; 5.º en pagar los pocos empleados con sueldo, que deban quedar en las oficinas del Ayuntamiento, y satisfacer los gastos municipales indispensables á juicio de la Diputacion; 6.º en costear las obras que la Diputacion considere de mayor urgencia y utilidad.

11. Para subvenir á los gastos del reconocimiento general de los terrenos, si tuvieren á bien las Córtes aprobar este plan, se acotará una dehesa por el término de un niño, de cuyo producto se invertirá en ellos lo que sea necesario con ‘aprobacion de la Diputacion.

12. La Diputación provincial resolverá todas las dudas y dificultades que se ofrezcan en la ejecucion de los artículos anteriores, á no ser que estime. conveniente elevarlas á conocimiento del Gobierno ó de las Cortes.

Conclusion.

Establecido este plan resultará que contando solamente

40 fanegas de tierra de regadío, á 6 reales fanega producirán………………………………… 24000

1000 fanegas de 1.ª clase no susceptible de riego á 3 reales rendirán ……………………… 300000

2000 fanegas de 2.ª clase á 1,5 reales …………………………………………………………….. 300000

3000 fanegas de 3. ª clase á 3/4 de real …………………………………………………………….225000

Total…………………………………. 849000

Esperamos, que las Córtes teniendo en consideracion cuanto hemos espuesto, adoptarán el plan que antecede ú otro semejante , labrando así la suerte de muchas familias, y convirtiendo 160 leguas cuadradas de tierra casi inculta en un terreno útil , productivo y poblado Sin embargo, las Cortes con sus superiores luzes resolverán lo que fuere mas justo y acertado , venerando en todo caso los esponentes sus sabias determinaciones.

NOTA

En la obra titulada Memorias para la historia del Santo Rey Don Fernando III, escritas por DON MANUEL DE MANUEL RODRIGUEZ, á la página 482 se halla la escritura siguiente:

Conocida cosa sea á todos los que esta carta víeren, como yo D. Fernando por la gracia de Dios Rey de Castiella, é de Toledo, de Leon, é de Galicia , de Córdoba, é de Murcia, con placer, e con otorgamiento de la Reina Doña Berenguela mi madre., en uno con la Reina Doña Joanna mi muger, e con mios fijos D. Alfonso , D. Federic, é D. Enrique , vendo á vos Concejo de Toledo, á los caballeros , é al pueblo , é á cristianos, e á moros, e á judios, á los que sodes, é á los que han de ser en adelant, todos aquellos términos que el Arzobispo D. Rodrigo de Toledo , tenie, é habie en sus cartas, e todo aquello que el á mi vendió tambien de compras, como de donadíos de los reyes que ante fueron que yo , é lo que el tenie por mio otorgamiento, e con todas las tenencias que el tenie, é con todo aquello que el vendió a mi sobre dicho Rey , e con todos los términos que en las cartas del Arzobispo. dice de mojon á mojon, e de linde á linde, e de garganta á garganta., e de sierra á sierra, así como es señalado e amojonado en las cartas que el sobredicho Arzobispo ovo de donadios de mios antecesores , e de mil é con todo aquello que en la mi carta porque yo de él compré, dice, é con todas las Aldeas; Polgar con quanto el Arzobispo dio á los de Polgar, e fueron tenedores; Penna Aguilera con, su dehesa , e el Corral que fue de Martin G. , e dos Hermanas , é Cenediella, Malamoneda , Ferrera , Penna Flor, Yébenes , S. Andres , Santa María de la Naba , Marializa , Nava Redonda, Miragro, la Torre de Forja , Abrahe, Muro, Acijara, Penna, e Alcocer, e las dos partes del término, e del montadgo, e la tercera parte que finqué al maestre de Alcántara; e con todas las poblaciones, é con todos los villares , e con todos los castiellos yermos é poblados que en estos términos yacen, é con todas las derechuras , así como las cartas del Arzobispo dicen, que yo do á vos con Montadgos, é con Portadgos, e con herbadgos, é con fuentes é con rios, é con montes, con dehesas , con aguas , é con pasturas, con entradas, é can salidas, complidamente , é plenaramiente. E todo esto vos vendo é vos apodero de ello por quarenta é cinco veces mil morbos. Alfonssis que me disteis , e otorgo que so pagado dellos , é si por aventura contra alguno destos logares, ó destos términos sobredichos carta alguna parescier, o demandador de ante desta carta , ó despues desta carta, que non vala , nin vos empesca. E que yo sobredicho Rey D. Fernando, o quien de mi viniere, sea tenido de defenderlo, é de arnparallo , é darlo á vos el concejo de Toledo libre é quito; é todo esto vos otorgo que fagades de ello, é en ello como de vuestro, é ninguno que contra esta mi carta viniere , ó la menguares o la quebrantare en alguna cosa aya la ira de Dios, é peche al Rey tres mil morbos, en coto, é á vos concejo de Toledo todo el daño duplado. Facta carta in exercitu apud Jaen, Reg. exp. IV. Die Januarii , era 1280. Quarta Et ego prenominatus rex Ferrandus regnans in Castella, et Toleto, Legione, et Gallecia , et Corduba, et Murtia, Balladotio, et Baetia, hanc cartam quam fieri jusi, manu propia roboro et confirmo.”

Firma el Arzobispo de Toledo, el Infante Alfonso hermano del Rey , Juan Arzobispo de Santiago, Juan Obispo de Burgos, Canciller de el Rey, y siguen las firmas de 20 Obispos y 21 Caballeros.

Texto integro obtenido de un facsimil editado por la ASOCIACION CULTURAL “MONTES DE TOLEDO”

Todas las palabras son reproducidas tal cual vienen en el documento, aunque parezcan faltas ortográficas.

 

 


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: