Breve cronología sobre la Región Histórica de los Montes de Toledo

27 03 2007

Enlaces en: http://inicia.es/de/rnavar/cronologia_montes.doc

http://inicia.es/de/rnavar/Historia.htm

 

CRONOLOGÍA HISTÓRICA DE LOS MONTES DE TOLEDO

Extracto de una serie de acontecimientos históricos de la comarca de los Montes de Toledo que se recogen en la publicación de la Asociación Cultural Montes de Toledo “Comarca de los Montes de Toledo. Cronología Histórica”

Más información en www.montesdetoledo.org


OCUPACIÓN MUSULMANA

Año 754: La crónica mozárabe de este año relata que los Montes fueron refugio de numerosos toledanos sublevados contra el poder de Córdoba, en donde “muchos morían de hambre”.

La zona montañosa de los Montes de Toledo apenas estuvo poblada durante los 372 años de ocupación musulmana, pero nos dejaron numerosos topónimos de lugares ríos y montes. Posiblemente hubo poblados a lo largo de los caminos que se dirigían a Córdoba, Sevilla o a Extremadura. Incluso encontramos población en los valles interiores como el Campo de Arroba, vigilado por una atalaya musulmana en el Morro del Castillo y en Alcoba de los Montes (hoy desaparecida).

La meseta se puebla con alquerías y pequeñas aldeas que darán lugar al nacimiento de algunos de los pueblos existentes hoy en día.

En el siglo X, al parecer no existe jerarquía católica en Toledo y la comunidad cristiana era muy pequeña. El los Montes de Toledo coexistieron núcleos mozárabes y judíos con otros islámicos, que debieron desaparecer durante las campañas previas a la conquista de Toledo por Alfonso VI.

Año 1009: Los Montes de Toledo pasan a formar parte del reino independiente de Toledo durante 77 años. Entonces se les conocía con el nombre genérico de Xara.


LA REPOBLACIÓN

Año 1085: Toma de Toledo por el ejército castellano de Alfonso VI, al que acompaña un numeroso contingente de leoneses gallegos y francos. Se inicia la repoblación de la comarca.

Año 1105: Derrota en los campos de Alcoba y Arroba de la expedición castellana que volvía de Sevilla.

Año 1117: Los Musulmanes invaden el valle del Río Pusa, repoblado por los mozárabes.

Año 1139: Por estas fechas el monarca Alfonso VII, encarga la repoblación de la zona occidental de los Montes de Toledo a los templarios, con base en su encomienda de Montalbán, quines penetran por Malamoneda hasta el Guadiana.

Año 1146: Se repuebla el valle del río Milagro al otorgar Alfonso VII las aldeas de Alfovere (ya poblada en época musulmana) y Villar de Porcos a 22 colonos quienes levantan la Torre de Abraham sobre la hoz del Bullaque.

Año 1195: Desastre cristiano en la Batalla de Alarcos que facilitó las penetraciones musulmanas en 1196 y 1197 causando la despoblación de las escasas alquerías monteñas cuyos habitantes huyeron a Toledo o se escondieron en lo más profundo de los Montes.


SIGLO XIII

Año 1210: Alfonso VII dona al Caballero Alfonso Téllez de Meneses las aldeas y castillos de Dos Hermanas (Navahermosa) y Malamoneda, segregándolos de la jurisdicción del Temple.

Año 1213: Batalla de la Foia Abrahem (Boca de la Torre de Abraham) contra una expedición de moros cordobeses que habían arrasado los campos toledanos llevándose botín y cautivos. Fueron sorprendidos por la milicia toledana en este paraje, quienes mataron e hicieron cautivos entre los cordobeses, conduciendo sus cabezas en picas hasta la ciudad.

Nacimiento del Territorio del Milagro

Año 1214: Es asaltado el castillo del Milagro por una fuerza de dos mil musulmanes. No consiguieron tomarlo pero ambos bandos sufrieron numerosas bajas.

En este mismo año el rey donó al Arzobispo D. Rodrigo Jiménez de Rada el castillo y su territorio comprendido entre el Puerto de los Yébenes al puerto Marchés y de aquí hasta el río Estena, Abenójar y las hoces del Guadiana, el campo de Arroba y Alcoba, Robledo de Miguel Díaz, el Sotillo de Gutier Suárez, y las Navas de Ancho Semeno, A este territorio le agregó el 7 de noviembre el villar de Pulgar.

Año 1215: El arzobispo comienza la organización del territorio ordenando a todos los que quisieran poblarlo que serían sometidos a la jurisdicción del castillo del Milagro y consigue de Honorio III la confirmación de su autoridad sobre el territorio.

Año 1220: Una carta de privilegio de Fernando III a los habitantes de los montes y cazadores toledanos, les permitía continuar con su actividad donde lo hacían ya en época de su abuelo Alfonso VIII y reconocía los fueros y costumbres de los monteños, autorizándoles a perseguir bandoleros; por lo que tradicionalmente se ha venido considerando este documento como el fundacional de la Hermandad Vieja.

Fueros

Año 1222: Fernando III concede a todos los pobladores del territorio del castillo del Milagro el fuero de cualquier villa o ciudad que eligiese el arzobispo.

Dos días antes del anterior privilegio (21 de enero) Alfonso Téllez hacía donación a Jiménez de Rada de los castillos de Dos Hermanas, Cedenilla, Malamoneda y Muro, éste sobre el Guadiana; incorporándolos así al territorio del Milagro. En este momento se determina el territorio que posteriormente daría lugar al nacimiento de los Montes de Toledo.

Año 1232: Quedan libres los cuadrilleros de pagar tributos, pontazgos y otras cargas en tierras de los Montes de Toledo. Se ruega que no se deshaga esta hermandad “porque sería gravísimo daño y perjuicio a Dios”. Se declara también que la Hermandad Vieja no está obligada a dar ayuda para la frontera ni luchar contra los moros.

Territorio de Realengo

Año 1243: Recelos el rey junto con los de Toledo del poder territorial del Arzobispo y pretendiendo que estas tierras fueran la expansión natural de la ciudad, a las que no se podía acceder libremente por estar sujetas a la jurisdicción del Milagro y expuesto el arzobispo a conflictos sobre sus derechos, convino con Fernando III un trueque por el que recibiría a cambio del territorio monteño la villa de Añover de la Sagra y la Ciudad de Baza, pasando los Montes a realengo.

Año 1245: La tradición señala en esta fecha la fundación de la Hermandad Vieja, aunque otros la sitúan en 1220.

Nacimiento de los Propios y Montes de Toledo

Año 1246: Poco duró la posesión de los Montes en manos reales, ya que el 4 de enero de 1246 Fernando III vende al Concejo toledano el territorio que fue de castillo del Milagro por 45.000 maravetinos alfonsíes de oro. Se citan como poblaciones incluídas: Pulgar, Peña Aguilera, Corral de Martín García, Dos Hermanas, Herrera, Peñaflor, Yébenes, San Andrés, Santa María de la Nava, Marjaliza, Navarredonda, Milagro, La Torre de Foia Abrahem, Muro, Cijara, Peña y Alcocer.

Año 1254: Alfonso X confirma la Hermandad Vieja como de Toledo. Había sido fundada en fecha históricamente imprecisa, siendo la primera institución social de la comarca que agrupó a sus moradores para defenderse de los “Golfines”, que tenidos como bandidos de frontera, en realidad habitantes de los yermos y espesuras, donde vivieron sin sometimiento a ninguna autoridad. Conocemos por las tradiciones conservadas en la Hermandad a uno de sus reyezuelos llamado Carchena.

Año 1255: Alfonso X funda Ciudad Real el 20 de febrero.

Año 1269: Amojonamiento del Campo de Arroba entre la Orden de Calatrava y Toledo. Se acuerda que desde la hoz del Guadiana, aguas abajo, hasta el castillo de Muro, perteneciera a Toledo. El castillo de Arroba no se poblaría y se crearía una cierta comunidad de pastos. A partir de esta fecha Toledo promueve la repoblación de Arroba frente a Puebla de Don Rodrigo, donde lo hace la Orden de Calatrava.


SIGLO XIV

Las Llegas

Año 1300: La primera llega con carácter institucional fue celebrada en la aliseda del río Estena, el 13 de noviembre. En ella se unen las hermandades viejas de Toledo y Talavera para defenderse mejor de los golfines y se regula el oficio de cuadrillero como agente de la Hermandad.

Año 1302: Llega en la aliseda de Estena el día 13 de agosto, de las Hermandades de Toledo y Talavera a las que se une la de Ciudad Real.

Año 1351: Las cortes de Valladolid ratifican el fuero de Toledo a todos los lugares de su jurisdicción, cuando aún el concejo de la ciudad estaba empeñado en atraer colonos para repoblar la comarca. En estas fechas ya ejercía Toledo la fiscalidad solariega sobre los pueblos de los Montes, especialmente con el dozavo y el humazgo (impuesto por hacer humo).


SIGLO XV

Año 1420: Los cuadrilleros de los Montes acuden con otras mesnadas en socorro de Juan II, sitiado en el castillo de Montalbán, obligando a levantar el Cerco al infante de Aragón y sus partidarios.

Año 1242: El Ayuntamiento de Toledo crea la figura del Fiel del Juzgado que será uno de los regidores elegido por sorteo cada tres años, con jurisdicción en todos los Montes como juez ordinario. Fue una institución muy contestada por los continuos abusos al ser parte interesada, que intentaron corregir las concordias y ordenanzas.

Año 1423: Llega de las hermandades de Toledo, Talavera y Ciudad Real en Navas de Estena para confirmar su unión. A lo largo de este siglo se reunieron también en Ventas con Peña Aguilera, el Milagro, Torre de Abraham y, a partir de 1471 en la iglesia del Molinillo.

Año 1245: Los cuadrilleros de la Hermandad Vieja fundan Horcajo de los Montes. En la fiesta de San Antón acudían cuadrilleros de Toledo, Talavera y Ciudad Real, quizás en recuerdo del origen de la localidad.

Año 1444: Toledo manda despoblar el castillo de Dos Hermanas, por encontrase en paz los reinos y no ser preciso mantener cuadrilleros a su cuidado. Nace Navahermosa y poco antes lo hacía Hontanar con una buena parte de los vecinos de Malamoneda. Ambos pueblos se incluyeron en la cuadrilla de Herrera, junto con Navalmoral y Navalucillos de Toledo. Por estas fechas se independizadaza de Arroba el lugar de Fontanarejo, con su anejo Navas del Aceite.

En este siglo se afianza la población en toda la comarca, agrupándose las ladeas pequeñas y caseríos dando lugar a otros núcleos de población más estables y definitivos tal y como hoy los conocemos.


SIGLO XVI

Año 1500: Se dictan las ordenanzas para el gobierno de los Montes que actualizaban las antiguas y trataban de corregir los agravios que recibían sus vecinos del Fiel de Juzgado, tanto en sus visitas que perjudicaban el trabajo en el campo, como por sus penas abusivas y especialmente en los “crecidos derechos” que cobraba.

Año 1504: Los Reyes Católicos firman un documento por el que comunican a Toledo que por estar despoblándose muchos lugares de los Montes por la dificultad de avecindarse en ellos “… os mandamos que los deis vecindad y que publiquéis este nuestro mandato en las plazas de esa noble ciudad de Toledo”

Año 1535: Concordia entre la Hermandad Vieja y la ciudad de Toledo para resolver ciertos pleitos sobre ambas jurisdicciones.

Año 1539: El emperador dicta en Toledo el siete de marzo una Pragmática contra el bandolerismo por la que se prohibía llevar armas en descampado e ir en cuadrilla más de tres hombres, y a los pueblos prestar ayuda a los fugitivos.

Año 1551: Ordenanzas para la conservación de los Montes. Se justifica este cuerpo legal para evitar “los muchos daños e talas e cortas” que hacían desaparecer encinas, alcornoques, robles y fresnos para sembrar, con el fin de evitar que los montes se arrasen y se destruyan causando el consiguiente perjuicio a sus habitantes y a la ciudad.

En esta misma Ordenanza se establece que para la guarda y conservación de los Montes, se instituya un cuerpo de seis guardas, dos a caballo y cuatro a pié. Los primeros deberán ir armados con lanzas y los segundos con ballestas o arcabuces, fijando su residencia, los de a pié, en la cuadrillas de El Milagro, Ventas, Herrera y Arroba y los de a caballo “anden sobresalientes de unas partes para otras corriendo la tierra para que la guarden y la visiten”. Debían controlar la entrada de ganados, cortes de leña, madera y carbón, visitar los mojones y el tránsito de viajeros en toda la tierra de los Montes.

Año 1522: En la llega celebrada el dos de febrero en los Montes, piden al rey “ser defendidos y amparados en nuestras fuerzas, vínculos y firmezas, y privilegios, cartas pueblas, usos y costumbres para la confirmación y amparo de nuestras viviendas y de nuestros hijos y sucesores” ante la autoridad abusiva de Toledo.

Año 1554: Se reúne en Navahermosa la cuadrilla de Herrera para dar poderes a Diego Laínez, natural de los Navalucillos a fin de presentar un pleito ante la Cancillería de Valladolid contra Toledo por las cargas impositivas y los abusos de poder. Se sumaron los concejos de las Ventas con Peña Aguilera, Navas de Estena, Navahermosa, El Hornillo, Arroba, Fontanarejo, Horcajo, Retuerta, Navalucillos, Navalmoral, Alcoba, Navalpino y San Pablo. Toledo fue absuelto y se mantuvo el gravamen fiscal.

Año 1571: El censo de la población en el territorio histórico de la comarca de los Montes de Toledo asciende a 2150 vecinos, que suponen unos 10.000 habitantes.

Año 1574: Nuevas quejas de las cuadrillas de las Ventas, Retuerta, Arroba y Estena por los abusos que cometen los guardas y arrendadores que nombra Toledo, a pesar de las Ordenanzas. Se relacionan numerosas ofensas y molestias. Solicitan y consiguen un procurador de común y un letrado por cuadrilla para que puedan pleitear y defenderse con apoyo jurídico ante el Fiel del Juzgado o Hermandad.

Concordia entre Toledo y los lugares de los Montes

Año 1585: De nuevo los concejos de los Montes pusieron demanda al ayuntamiento de Toledo por los muchos abusos que cometían contra ellos, ante la Real Cancillería de Valladolid. Estando el pleito en curso y habiendo comprobado la ciudad que aquellos eran ciertos, se llegó a una Concordia el 17 de noviembre en la que Toledo, atendiendo y reconociendo todas las quejas, se comprometía a poner remedio mediante unas obligaciones pactadas y más tarde ratificadas pro la cancillería de Valladolid.


SIGLO XVII

Año 1623: D. Pedro Lasso de la Vega y Niño de Guzmán, Conde de Arcos, funda el 12 de septiembre el Colegio de Gramáticos de Cuerva en el llamado Palacio Nuevo, primer estudio de gramática en los Montes de Toledo.

Año 1621: Se dicta una resolución por la que se declaraban exentos a los Montes de Toledo del impuesto eclesiástico conocido como el “Voto de Santiago” que se pagaba al Cabildo de aquella ciudad.

Año 1645: Se reúnen los pueblos de Polán, Navalucillos, Horcajo de los Montes, Sna Pablo, Retuerta, Pulgar, Marjaliza, Almonacid, Los Yébenes, Mazaramboz y otros para presentar documentos en el pleito de Toledo contra la Santa Hermandad para librarse de los oficios de alcaldes y regidores, por los muchos disgustos que les ocasionaba.

Año 1685: El Ayuntamiento de Toledo amonesta a sus pretendidos vasallos de los Montes por una carta colectiva en la que protestan una vez más por lo excesivo de las cargas tributarias. La ciudad les acusa de cometer fraude al no conseguir en la recaudación los resultados que pretendían.

Año 1688: En la Llega de Retuerta se quejan los ganaderos por las tals autorizadas pro Toledo para hacer carbón, que habían producido serio perjuicio a la ganadería, por cuya causa había disminuido notablemente.


SIGLO XVIII

Año 1717: El Ayuntamiento de Toledo obtiene la ejecutoria favorable del pelito seguido contra los eclesiásticos de los Montes de Toledo, obligándoles a pagar el dozavo.

Tercias Reales

Año 1721: Felipe V confirma el privilegio para que los pueblos de los Montes gozasen de las tercias reales lo que suponía el reparto entre los pueblos monteños de la tercera parte de los diezmos recaudados en las cuadrillas, salvo una parte que se reservaba para el rey. Para este reparto se reunían anualmente en retuerta donde bajo esta excusa se trataban otros asuntos “tocantes al común”, con caro disgusto de Toledo.

Industrialización

Año 1729: Se dictan Ordenanzas para gobernar la incipiente industria textil en Ajofrín, donde años más tarde funcionaban más de doscientos telares dirigidos muchos de ellos por maestros extranjeros. Esta industria se extendió por toda la comarca y es rara la población que no contase con producción de Estameñas y otras manufacturas textiles.

Año 1784. Por el mes de agosto una plaga de langosta asoló los campos de la comarca, por lo que reinaba en ellos una gran miseria.

Año 1785: Nace en Argés Ambrosio Carmena “El Pellejero”, célebre guerrilleros que tuvo su centro de operaciones en los Montes.

Año 1787: Se mantenía en los Yébenes una Escuela de Gramáticos establecida en el antiguo Colegio de la Compañía. En este mismo año se suspendían , por merma de sus rentas, las clases en el Colegio de Gramáticos de Cuerva.

Año 1791: Los pueblos de los Montes solicitan por vez primera al Rey su independencia de Toledo.


SIGLO XIX

Guerrilleros

Año 1808: D. José González de la Torre, miembro de la Junta Provincial de Toledo y confidente de la Soberana Junta Central, reside en Horcajo de los Montes donde no sólo informa de los movimientos de los franceses en Toledo y Madrid, sino que organiza desde este lugar junto con otros individuos de la misma Junta Provincial las guerrillas de los Montes.

Año 1809: El guerrillero Cuesta, reagrupa las partidas dispersas por los Montes de Toledo, con las que ataca a los franceses cerca de los Navalmorales, lugar donde fue hecho prisionero y trasladado a Francia.

Año 1810: Fallece en los Navalucillos a causa de heridas sufridas durante un ataque a Toledo el famoso guerrillero Ventura Jiménez, “El Héroe del Tajo” que comndó una nutrida partida de gentes de los Montes.

Movimientos emancipadores

Año 1811: El lugar de las Ventas con Peña Aguilera por acuerdo del 26 de abril, se niega a pagar el dozavo “por estar abolidos todos los derechos feudales”.

Primer manifiesto de los Montes

Año 1813: En la llega de Retuerta celebrada el 11 de septiembre, estando representados los pueblos de Navahermosa, las Ventas con Peña Aguilera, San Pablo, El Molinillo, Retuerta, Alcoba, Naalpino, Arroba, Fontanarejo y Hontanar, animados por el celo del cura de este lugar D. Ezequiel Blanco, suscriben un manifiesto que hacen público por las calles de Toledo el día 3 de noviembre en el que expresan su deseo de “ser villas realengas independientes de Toledo y no reconocen otro vasallaje que el de Rey”.

Toledo acusa ante el Consejo de Castilla de “seductores y perturbadores” a los firmantes de la proclama: el referido párroco D. Ezequiel Blanco, Ambrosio Martín alcalde de Ventas con Peña Aguilera, Melchor Alameda Vecino de Navahermosa y Felipe Lancha que lo era de San Pablo de los Montes.

Los esfuerzos de Toldo por conservar un territorio excluyéndolo de la legalidad constitucional, olvidando los derechos y libertades de los vecinos y aplicándoles un trato feudal, estaban destinados al fracaso. Se encuentra con una revolución constitucionalista campesina, continuadora de las reivindicaciones de sus antepasados que abrirá las puertas de la emancipación municipal.

Año 1814: Los lugares de Los Yébenes, Ventas con Peña Aguilera, San Pablo de los Montes, Retuerta, Navas de Estena y Hontanar, se enfrentan abiertamente a la autoridad toledana diciendo “que no tiente que hacer ya cosa alguna en los montes, ni en estos lugares, que ellos son dueños y árbitros de hacer lo que quieran valiéndose por efugio de la sabia Constitución y de Reales decretos que trataban estos puntos.

Año 1820: Julian Antoni López, agrimensor y Francisco Martínez Robles, catedrático de Agricultura, informan a las Cortes Nacionales sobre las pertenencia, extensión, calidad de las tierras, población, etc. de los Montes de Toledo, con el fin de repartir el territorio entre los vecinos.

Segundo manifiesto

En el mismo año 1820, Santiago Arroyo, alcalde de Navalmoral de Toledo y D. Miguel Azaña, presbítero de los Navalucillos, en nombre de los catorce pueblos de los Montes de Toledo que se habían reunido en Retuerta, reclama en un amplio memorándum ante el Supremo Congreso Nacional, el ser libres e independientes de la ciudad de Toledo, “Aboliendo para siempre el señorío y el dozavo impuesto intrusamente en ellos, con expresión de quedar en igualdad de derechos y cargas el vecindario de ellos al resto de la Nación.”

También se proponen en este mismo año, entre otras medidas, cesar a los guardas de los Montes puestos por Toledo y la exclusión del pago del diezmo durante diez años, compensando a Toledo con un canon moderado hasta organizar la distribución de 640.000 fanegas a censo reservativo.

Año 1827: Por R.O. de 27 de septiembre se extingue la Mancomunidad de Pastos de los Montes de Toledo, “origen de la improducción de dichos terrenos” ordenando “que a cada pueblo se le señale un término de tierra correspondiente a su población, que esta proporción de tierra se reparta entre los vecinos para que la descuajen y cultiven”. Se exceptuaban las dehesas boyales. El criterio para esta distribución es que una parte pudiera dedicarse a arbolado, otra a pastos y otra a labranza. La ciudad tuvo que ceder en enfiteusis 587.407 fanegas a los pueblos de los Montes. Después de las leyes amortizadotas a lo largo del siglo XIX acabaron con gran parte del patrimonio comunal.

Tras la división provincial, ocho pueblos (Hontanar, Marjaliza, Navahermosa, Navalmorales, Navalucillos, San Pablo, Ventas con Peña Aguilera y Yébenes) quedaron en Toledo (174.154 Ha.) y siete (Alcoba, Arroba Fontanarejo, Horcajo, Navalpino, Navas de Estena y Retuerta del Bullaque) en Ciudad Real /165.012 Ha.). La dispersión fue mayor puesto que a su vez estos pueblos fueron distribuidos en tres cabezas de Partido judiciales distintos y más tarde en otros tantos arciprestazgos diferentes.

La unidad en la organización civil e incluso eclesiástica y la prolongada historia común no se tuvo en cuenta sino para destruirla.

La fuerza que podían adquirir los pueblos al administrar más de 600.000 fanegas de tierra utilizando sus viejas instituciones no pasó desadvertida a quién consumó la división, el ministro Javier de Burgos, primero en beneficiarse de tres dehesas en el Molinillo, iniciando la historia del latifundismo en la comarca.

Año 1835: El 15 de enero se suprimen las hermandades el reino, desapareciendo la Hermandad Vieja de Toledo.

Año 1838: El 19 de febrero el brigadier cristino Flinter, derrota en la batalla de los Yébenes al general Carlista Jara. De los restos de este ejército nacieron numerosas partidas de bandoleros que poblaron los Montes durante el siglo XIX.

Año 1855: Con motivo de la desamortización de Mendizábal se despoja a ayuntamientos, congregaciones religiosas, parroquias y otras instituciones consideradas “manos muertas”, de sus bienes, vendiéndoles casi siempre a una burguesía enriquecida a costa esas leyes, muchas veces foránea a la comarca, los cuales ven aumentadas sus riquezas tras la participación en las numerosas subastas que se sucedieron desde este año. Desaparece gran parte del patrimonio comunal y artístico de nuestras tierras.

Año 1858: Se descubre en Guarrazar, cerca de Guadamur el mayor tesoro de orfebrería visigoda de España.

Bandolerismo contemporáneo

Año 1874: Se declara el estado de guerra en los Montes de Toledo y otras provincias cercanas debido al incremento del bandolerismo.

Año 1875: el 9 de julio se reúnen en Menasalbas los alcaldes de los pueblos del Partido Judicial de Navahermosa para crear la “Fuerza de Escopeteros de los Montes”, cuyo mantenimiento estaría a cargo de los diecisiete pueblos a razón de un real por habitante.

Año 1882 Fueron ejecutados en Toledo los célebres hermanos “Purgaciones” y un “Juanillón”, bandoleros destacados pro sus actos criminales en los Montes. Por estas fechas que se había en Porzuna Bernardo Moraleda, el último bandolero con aureola romántica de los Montes, cuya leyenda continúa hoy viva en la comarca.

Bibliografía:

Leblic García, V. “Comarca de los Montes de Toledo. Cronología Histórica”. Toledo.
Ediciones Toledo, 2000. pp 17-48.

Más información sobre bandolerismo en los Montes de Toledo en www.navasdeestena.org


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: