Horcajo de los Montes

18 07 2007

Publicado en Lanza Digital:

http://www.lanzadigital.com/pb/periodico/periodicodetalle.asp?REG=10641

[Lucio López Ramírez]

El domingo, 24 de junio de 2007, día de San Juan, alanceado por el sol, viajamos al Parque Nacional de Cabañeros en un autobús los componentes de la Tertulia Literaria “La Media Fanega” de Tomelloso. Es un día de una luz clara que nos hace reflexionar. Antaño aquí se segaba, se trillaba y se aventaba el cereal. Hoy han desaparecido aquellas prácticas y hasta el grano que llenaba las trojes y los graneros. El almacén donde se depositaba el rubio grano hoy es un Museo Etnográfico que nos descubre la vida montaraz en Horcajo.
La economía en Horcajo de los Montes era agrícola y montaraz. Así lo hemos podido comprobar en nuestro viaje desde Retuerta del Bullaque, donde hemos podido contemplar el arbolado, el matorral, los canchales y los cerros que nos indican el bosque mediterráneo y nos hacen evocar los versos lorquianos: “y el monte, gato garduño / enseña sus pitas agrias”. Pero no es tan fiero el gato como lo pintan, pues en el Museo Etnográfico comprobamos como se vivía en el monte y del monte, una epopeya que se escribía cada día aunque no haya encontrado digno cantor.

Rebusco en mi hemeroteca particular para consultar las noticias y reportajes de Lanza sobre Horcajo de los Montes y la comarca del Parque Nacional de Cabañeros. Encuentro una noticia del 22 de noviembre de 2006, cuyos titulares anuncian: “Horcajo albergará el nuevo centro de visitantes del Parque Nacional”. “La Diputación aporta 10.600 euros a la promoción de la comarca”. El Presidente de la institución provincial firmó ayer un convenio de colaboración con la Asociación Hortur que preside Mariano Gómez”.
Yo pienso en el espacio natural del Parque Nacional de Cabañeros, cuyos encantos los hemos ido descubriendo en este viaje. Pienso en este Hotel del Parque de Cabañeros de 4 estrellas y medito en la sabia lección que atesora el Museo Etnográfico de Horcajo. En cada manifestación – la natural, la turística-hotelera y la cultural-rural- están las claves para entender la importancia que supone preservar la naturaleza y fomentar la riqueza de esta comarca.
Así nos lo indica Lanza: “El presidente de la Diputación Provincial, Nemesio de Lara, y el presidente de la Asociación Turística Horcajo de los Montes (HORTUR), Mariano Gómez Tierno, firmaron ayer un convenio”. Un acuerdo de colaboración entre la institución provincial, la promoción turística de la localidad y el Parque Nacional de Cabañeros para el fomento del turismo rural.
Hemos viajado de Retuerta del Bullaque a Horcajo de los Montes y hemos podido comprobar el espacio natural del Parque Nacional de Cabañeros. Hemos cruzado por los montes de la Sierra del Chorito y hemos cruzado por la curva del cayado del Bullaque juguetón, con su curso de río niño. ¿Qué nos quiere decir este juego del infante travieso? Es un signo de interrogación para preguntarnos el enigma de la esfinge a Edipo: ¿Cuál es el animal que empieza a andar con sus cuatro miembros, luego lo hace con dos y a la vejez con tres? Este anciano espigado que baja con su cayado la calle empinada de Retuerta nos despeja que a la vejez se anda con tres, pero el Bullaque viene soñando en su cuna de piedra y juguetea y gatea hasta Retuerta para torcer su carrera y bajar sumiso a remansar sus aguas en el pantano de la Torre de Abrahán.
La Sierra del Chorito les da lecciones de escorrentías al Bullaque y a diversos arroyos. Así nos lo indica José Jiménez García Arroyo: “En Cabañeros, en la parte que drena al río Bullaque, debido a una morfología que obliga a los cursos de agua a salir desde zonas montañosas subrepticiamente a una llanura, se originan corrientes anastomosadas. Es el caso de los arroyos del Brezoso, Las Canalejas, Vallemolino y la Viñuela”. Y agrega: “Los arroyos que vierten al río Estena (límite oeste del parque) son completamente diferentes. El río Estena transcurre por la zona muy encajado… Los arroyos afluentes (las Peralosas, barranco de la Peñuela, Valdelobo y Valdelayegua) son, como su toponimia indica, barrancos torrenciales que en dirección este-oeste vierten al Estena”. Horcajo eriza sus montes de matorral y se empina como queriendo otear el espejo del agua represada en los grandes embalses como el del Cíjara y el de García Sola, donde tributan el Estena y el Estenilla a otra comunidad.
, El Estena y Estenilla, ¡ay, quién sabe adónde van! / El sol con bellos colores / les borda su delantal, / y en galerías y riberas / se vienen a abanicar / con el viento entre sus árboles / que sueña en el manantial. / Y es la Sierra del Aljibe / la que los viene a acunar, / en lecho de piedra dulce, / cubierto de matorral.
Horcajo de los Montes está en una zona de encrucijada: por los caminos de herradura y de carro, por las veredas y las cañadas, por los desfiladeros donde recorta sus pliegues el viento, por los senderos del agua. Horcajo nos aparece dictándonos su sabia lección, asentado entre las sierras y las tierras labrantías de Ciudad Real y en el cruce de caminos de Toledo, Cáceres y Badajoz. Horcajo contempla con sus ojos grandes a Guadalupe y se recrea en el sueño de la hermandad y de la Hispanidad. Una joven morena y de carácter afable nos va explicando la vida montaraz en el Museo Etnográfico. Yo he querido ver en ella una hija del lugar, la mujer manchega bien plantada, pero también a la mujer extremeña sana y lozana, a Guadalupe con sus ojos negros.
Consultamos el manual “Comarcalización Agraria de España”, publicado por el Ministerio de Agricultura, Madrid, 1977. Las comarcas agrarias de la provincia de Ciudad Real son seis. La comarca Montes Norte comprende 15 municipios. El término municipal de Horcajo de los Montes semeja un triángulo, cuya base descansa al S, sobre el de Navalpino; al E limita con Alcoba; al N con Navas de Estena y la provincia de Toledo; y al O con la provincia de Badajoz. Tiene el término una extensión de 20.866 Has, lo cual le permite una zona montuosa al N y unas tierras labrantías al S y al E, que comprobamos cuando nos dirigimos a Alcoba de los Montes, alternándose la viña, el olivar y el cereal.
Horcajo de los Montes es un espacio natural y rural, pero también es un municipio con una historia y un legado cultural. Así se puede consultar en el Diccionario Histórico Geográfico de la Provincia de Ciudad Real, del presbítero de Torralba, don Inocente Hervás y Buendía. ¿Qué nos dice de Horcajo nuestro reverendo historiador? Nos habla de su encrucijada de caminos:
“Dos calzadas romanas, la de Mérida a Toledo por la antigua Metercosa y el Espinazo del Can al Horcajo, y el ramal que partiendo de aquél por Bohonal y la dehesa del Ahijón se unía con el camino de Castilla y Andalucía son indicio seguro de su existencia en época romana”.
A continuación nos dice don Inocente Hervás que no se conocen datos para fijar el principio de su población después de la Reconquista. Agrega nuestro cronista como Horcajo se encontraba en la Edad Moderna:
“El Censo de Población de 1591 le incluye entre los lugares de los Montes de Toledo con su iglesia y 109 vecinos y por lo tanto con su concejo, cuya jurisdicción se hallaba limitada por la Cuadrilla de Arroba y dependiente de la ciudad de Toledo, según la condición de los demás lugares de los Montes”.
La descripción que nos hace de la ubicación del municipio don Inocente Hervás coincide exactamente con la que nosotros pudimos observar en nuestro viaje a Horcajo de los Montes, que tenía sus calles engalanadas con arcos de bombillas de colores, banderas y gallardetes, festejando la fiesta de San Juan.
“Situado en el centro de los Montes de Toledo, a la falda de un cerro y en el borde de una profunda hondonada formada por varias cortaduras, la cual cruza un caudaloso arroyo que recoge sus aguas en su clima frío y áspero y montuoso el terreno todo de su término”. A continuación nos da datos de su población: “En el censo de 1887 figura con 222 vecinos y 822 habitantes”.
Esto nos lleva a preguntarnos cuál ha sido el proceso demográfico en el siglo XX, cuyos censos hace poco se acaban de cerrar. 1900: 949 hab / 1910: 1.036 hab / 1920: 1.172 hab / 1920: 1.310 hab / 1930: 1.388 hab / 1950: 2.005 hab / 1960: 2.303 hab / 1970: 1.463 hab / 1981: 1.198 hab. La población se ha estabilizado y después ha crecido ligeramente, ya que en el padrón de 2005 Horcajo de los Montes registra 1.005 habitantes, lo cual se puede atribuir a lo que ha supuesto el turismo rural, pues Horcajo ofrece además de su hotel de cuatro estrellas diversas casas rurales, lo que le convierte en el punto de referencia a la hora de programar las vacaciones para gozar de los encantos de este espacio natural como es el Parque Nacional de Cabañeros.
También nos hace reflexionar el chozo o cabaña que se nos muestra en el Museo Etnográfico, las modernas casas de Horcajo, sus confortables y encantadoras casas rurales y este Hotel Parque de Cabañeros que es un buen reclamo para la visita y la estancia en el lugar. Aquí está representada la vivienda, desde la montaraz a la urbana, desde la más antigua a la moderna y actual. Horcajo de los Montes nos da su lección de progreso y su propia identidad en clave del paraíso de su entorno natural, pero también en la dialéctica de saber conjugar lo tradicional con la modernidad.
Nos dice don Inocente Hervás: “Su iglesia está dedicada a San Antonio Abad, tiene la categoría de primer ascenso y lleva anejo el arciprestazgo de los Montes”. Y agrega: “Madoz nos dijo que en su término existían los escombros de una ermita llamada San Juan de las Pavorosas, donde se celebraba una feria anual.”. Éste debe ser el origen de las fiestas de San Juan, pero por qué llamarles “pavorosas”, de pavor o “paura”, en italiano. ¿Quién dijo miedo ni a la noche ni a las fogaratas de San Juan, ni al encantamiento del lugar?
Aclara don Inocente Hervás lo del arciprestazgo, cuyo origen es por ser excesivamente grande el de Piedrabuena, “además de por el número de pueblos, por el dilatado perímetro a que se extiende y la dificultad de sus comunicaciones”. Lo cual nos indica que debían de estar comunicados por caminos montesinos, por lo que el nuevo Arciprestazgo contaba con Horcajo de los Montes, Anchuras, Retuerta y Navas de Estena, “para que constituyan en adelante uno distinto, que llevará el nombre del primero de los mencionados pueblos, Ciudad Real, 14 de abril de 1878”.
Nos despedimos de Horcajo de los Montes y parece que la carretera le ofrece su balcón al autobús para que nosotros podamos contemplar a vista de pájaro este pueblo con tanto encanto. Horcajo de los Montes ha quedado retenido en el corazón y en la geografía de la percepción y de nuestra predilección.


Acciones

Information

One response

19 07 2007
baldomero arias

Si vas a Horcajo
y pierdes el camino,
vas al carajo.

Frase de Mónico Arcos en relación al pueblo vecino de Horcajo de los Montes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: