Un bosque único en Río Frío

28 11 2007

Delegados de la Junta de Comunidades en la provincia recorren la senda interpretativa. Foto: Rueda Villaverde

La Tribuna

MEDIO AMBIENTE

La Junta ha abierto una senda interpretativa en un abedular de una especie síngular en la Península • Unas condiciones especiales han posibilitado que exista esta joya de la botánica

HILARIO L. MUÑOZ / PUEBLA

Si se busca en el diccionario de la Real Academia o se pone el nombre Abedul en internet, este árbol siempre aparece unido a los montes de Europa o cotas de alta montaña, nunca a una meseta y mucho menos a una provincia donde la escasez de agua es un elemento común del día a día. Por este motivo, el abedular de río Frío, en Puebla de Don Rodrigo, tiene tanta importancia y la Junta de Comunidades se ha dispuesto recuperar una zona que ha sufrido un incendio y que no ha perdido ni su magia ni el valor ecológico.

Para llegar a este paraje se coge un desvío en la carretera que une Piedrabuena con Arroba, justo en el puente por el que esta vía solventa el río que da nombre a la zona. Allí una casa forestal da la bienvenida al visitante.

«Se trata de un espacio natural único», así de contundente lo define la delegada de Medio Ambiente, Inés Alba, que inauguró ayer una senda recuperada por la Junta para mostrar el paraje.

El objetivo de la Consejería de Medio Ambiente para este lugar, declarado espacio protegido en 2003, es mantenerlo y «dar a conocerlo a todos los ciudadanos». Por este motivo se ha creado esa senda, de unos dos kilómetros, que recorre por uno de los bordes el abedular y que puede ser recorrida previa cita en la Delegación Provincial de Medio Ambiente.

Espacio relíctico.

El abedul en río Frío tiene tal carácter que se ha convertido en una especie única, de hecho, en el sur de España tan sólo existen estos árboles en Sierra Nevada y a mucha más altura. El de río Frío está a tan sólo 650 metros.

Por este motivo, se han dado unas condiciones únicas que han asentado el bosque en la zona. «Su ubicación en un barranco provoca que este sombrío y haya poca evaporización», ya que los suelos turbosos actúan para aumentar el aporte de agua», explicó la delegada durante la inauguración.

Pero no sólo es que el espacio esté predispuesto a acoger un bosque tan peculiar. Así, la Junta trabaja desde hace cuatro años, cuando se le dio la protección al espacio, en trabajos encaminados, sobre todo, a la «renaturalización» de la zona, eliminando elementos de la zona usados para cultivos o para la plantación de pinos. En este sentido, Alba explicó que se han eliminado especies que «compiten» por el agua con el abedul, porque el aporte hídrico es uno de los elementos principales para que la especie se asiente.

Además, se han creado albarradas empalizadas que funcionan a modo de presa en el río Frío para aumentar en algunos puntos el caudal.

A este elemento hay que unir el vallado para evitar que animales, como los ciervos, entren en las inmediaciones y se coman los brotes de abedul. Hay que tener en cuenta que esta zona sufrió un incendio en el año 1971 del que se recuperó, aunque desde ese día no ha habido árboles que se hayan reproducido por semillas, de ahí la importancia de este cerramiento.

Senda interpretativa.

En estas labores de recuperación y de apertura de la senda interpretativa, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha invertido 350.000 euros. «Ahora que hemos hecho los trabajos queremos enseñarlo y abrirlo para que todo el mundo pueda disfrutarlo», aseguró Inés Alba en la apertura de la senda. El camino se podrá realizar solo, con un tramo de unos dos kilómetros, o bien iniciar el recorrido desde la casa forestal, con once kilómetros, y que permite apreciar los numerosos animales que habitan en la zona y que no pueden pasar a la zona vallada, así como la transición del paisaje de los pinos a los abedules.

Por su parte, el conservador del espacio, Víctor Díez, explicó que «se ha intentado recrear una senda tradicional de 60 centímetros de ancho, sin interferir en regeneración del abedular que permita conocer estos valores y disfrute de un paisaje como éste en La Mancha». Díez incidió en la idea de que se trata de un espacio único, no sólo por los abedules, sino porque también hay una serie de plantas catalogadas como protegidas, así como animales poco comunes en la provincia que se refugian en este espacio.

Díez recordó que la zona se encuentra en un espacio de regeneración y que, por ese motivo, además de por su valor ecológico, a pesar de que desde ayer se abriera la senda interpretativa, sólo se podrá discurrir por ella mediante visitas guiadas previa cita en Medio Ambiente. De hecho, el conservador del espacio especificó que «no es para un uso masivo» y que se tomarán «las medidas que se tengan que tomar» para proteger uno de los lugares de mayor valor medioambiental que hay en toda la provincia.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: