…«QUE TENEMOS QUE HABLAR DE MUCHAS COSAS»

12 12 2007

«Temprano levantó la muerte el vuelo,

temprano madrugó la madrugada,

temprano andas rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,

no perdono a la vida desatenta,

no perdono a la tierra ni a la nada».

(Miguel Hernández)

JUSTO MUÑOZ FERNÁNDEZ.

Con un fuerte y emotivo aplauso acabamos de dar el último adiós a Román Fernández Martín que, sin previo aviso ni despedida, nos ha dejado para siempre a los 58 años de edad. Fue el pasado sábado en Fontanarejo, su pueblo y el mío, cuando, ante el cofre que guardaba sus cenizas, sus paisanos, vecinos, amigos y familiares le tributamos una sentida ovación que retumbó estremecedora entre los centenarios muros de una iglesia abarrotada de público. Era la despedida final a quien ha ejercido siempre de fontanarejeño fiel y hospitalario, enarbolando permanentemente la bandera del paisanaje. Instantes antes, su hijo Ivan nos puso a todos un nudo en la garganta con un póstumo y sobrecogedor poema, escrito en memoria de su padre, que leyó con la voz rasgada por el dolor… «Padre que hoy de mis brazos te marchaste…»

Para los lectores que no tuvieron la suerte de conocer a este paisano y amigo mío, tengo que decirles que fue un ciudadano entrañable y campechano, un gran maestro y, sobre todo, una buena persona. La muerte, esta muerte que acaba de levantar tan temprano el vuelo, deja a la comunidad escolar sin un extraordinario profesor dedicado plenamente a la enseñanza pública, en la que tanto creía y por la que tanto apostaba para que fuera universal, de máxima calidad y totalmente gratuita. Nuestro pueblo se queda sin un hijo y sin un vecino cabal, sus allegados perdemos a un amigo insustituible y a su desconsolada familia, esta inesperada muerte les priva de su ser tan querido. A Teo le arranca un hermano extraordinario, a César y a Ivan un padre de los que impregna una huella imborrable y a Modesta un esposo/compañero encantador.

Pero sobre todo, como he dicho, Román era un hombre bueno, un conversador infatigable, mordaz e irónico que le daba siempre vueltas a las preguntas de la vida… ¿Quiénes somos, de donde venimos, a donde vamos? Un hombre que, pese a defender con firmeza dialéctica sus ideales, mantuvo permanentemente abiertas de par en par la ventana de su enorme corazón al debate, a la charla y al diálogo. Por un lado, Román nunca bajó la persiana de su noble personalidad al contraste de pareceres, a la tertulia y a la crítica; y por otro, siempre dejó abierta las puertas de su casa, ése «Ágora» que ahora nota un gran vacío con su ausencia, a todos los vecinos del pueblo que quisieran entrar en ella.

Amigo Román, te has ido para siempre en un largo «puente de la Constitución» en el que tenías previsto desplazarte a nuestro pueblo, a tu Fontanarejo natal, acompañado de tu inseparable Modes, para pasar unos días de merecido descanso en los que no habría faltado vuestra siempre generosa invitación y la prolongada charla entorno a la cálida chimenea de tan acogedora casa. «No hagáis corrillos», era la sempiterna consigna que escuchábamos de tu boca para que los diálogos se escucharan bien. Seguramente que al rescoldo de esa intensa lumbre habrías fraguado también la artesanal felicitación navideña que, año tras año, nos enviabas a los amigos con tu peculiar forma de ver las cosas, tu aguda ironía y tu singular mensaje de solidaridad, paz y concordia. Nos dejas en estas vísperas de las Pascuas cuándo estabas a punto de dar las vacaciones navideñas a tus alumnos del colegio Joan Miró de Móstoles quienes, con toda seguridad, lloran también la ausencia de su buen maestro.

Estoy convencido que allí donde estés seguirás siendo un extraordinario profesor entregado a la gran tarea de enseñar a los chavales, un vecino cordial y hospitalario, un amigo entrañable, un padre de los que dejan una maravillosa huella y un esposo/compañero adorable.

Durante los penosos momentos de tanatorio y de fatal despedida, he podido comprobar como muchas personas que están en las antípodas de tus credos se han acercado a tu familia y a tus amigos llorando afligidos por tu muerte, por el gran vacío que dejas como el ciudadano honesto que has sido y que acabas de abandonar para siempre este acelerado mundo que tanto te preocupaba. Otros, te lo aseguro, lo han hecho en la lejanía geográfica y de la divergencia, pero con la cercanía del afecto, llamando por teléfono o enviando mensajes SMS, un medio que tanto extrañabas y tanto rehuías, mostrando su dolor por este «empujón brutal que te ha derribado». Ese era, sin duda, uno de los muchos talentos y cualidades que atesorabas: el del escrupuloso respeto para todos a pesar de tu permanente crítica argumentada, sana, constructiva y admirable.

Hace tan solo unos días, y sin sospechar que sería tu última asistencia, nos reunimos en Madrid los miembros de la Asociación «Amigos de las Luminarias de Fontanarejo», de la que has sido desde su fundación un inmejorable secretario-tesorero, para hablar de nuestros asuntos: del calendario de bolsillo 2008, de los candidatos a los próximos galardones «Romeros Cencíos», de las actividades futuras en las que ya no podrás aportar tu toque de ingenio y de singularidad, pero en las que estarás siempre presente. Nos dejas, pero tu huella queda permanente grabada entre todos nosotros. Las personas no mueren si su recuerdo sigue vivo. Y en ese sentido, amigo del alma, siempre estaremos dando cuerda al recuerdo de tu memoria. Porque, amigo Román, citando otra vez al poeta oriolano, «tenemos que hablar de muchas cosas». Descansa en paz y… hasta siempre.


Acciones

Information

4 responses

12 12 2007
Juan Ramón Navarro

El poema que leyó Iván, al cual hace referencia Justo en su artículo y que a todos nos conmovió sobremanera, está completo en el blog de Iván, y de él lo copio:

PADRE

Padre que hoy de mis brazos te marchaste

En ellos queda el abrazo que no pude darte

En mi pecho una losa de profunda pena

Desbordada en mil ríos sobre seca arena

Sin hacer ruido te fuiste con el dolor que callabas

Y ahogaste mi corazón cuando el tuyo se paraba

Se marchitó tu mirada perdida en tus ojos tristes

Al tiempo que la buscaba en el amor que me diste

Yo quise decirte adiós cuando mis ojos lloraban

Clavados sobre los tuyos, que despacio se cerraban

Nunca oíste de mis labios el amor que te tenía,

El que no podré borrar de ninguno de mis días

Se quedó tu voz dormida más allá de tus palabras,

Aquellas que tanto enseñaron dentro y fuera de las aulas

La mente inquieta y brillante que me enseñó a caminar

Por este mundo implacable que nos lleva sin parar

Que te llevó de mi lado, que te apartó de mi piel

Y que dentro de mi alma no logrará desprender

Al hombre maravilloso, de excepcional lucidez,

De entereza contagiosa, que es el padre de mi ser

Adiós, padre de mi vida , estrella que tanta luz diste

Del mundo te despediste pero no de nuestra vida

Firmaste aquí tu existencia, tu eternidad es el recuerdo

Jamás nadie pudo odiarte, sólo la muerte quiso callarte

http://ivanfernandezre.spaces.live.com/

16 12 2007
concha castillo

siento mucho la perdida de un gran amigo y una persona entrañable, y un paisano con el que nos lo pasabamos muy bien y nos divertíamos mucho

Mi mas sentido pésame para toda la familia y un fuerte abrazo para todos

8 01 2008
montesino

Sentido pésame a todos sus familiares, sobre todo a Iván, (persona de gran valía). Esperemos que sepan sobreponerse y seguir adelante con esperanza e ilusión.

15 04 2008
Angel Cuesta

Me he quedado de piedra. No sabia nada. Mi más sentido pésame a su familia y a todos sus amigos. Tengo muy gratos recuerdos suyos y anecdotas increibles. No me hago a la idea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: