DOLORES, JESÚS Y ANTONIO, HIJOS DE JULIANA LA “HUEVERA” Y DE JUAN, ASISTEN A LA TERTULIA “LAS MIGAS” EN MADRID

21 10 2014

Los tres hermanos, que vivieron casi 14 años en Fontanarejo a donde llegaron procedentes de Gálvez, guardan un grato e imborrable recuerdo de su estancia en Fontanarejo y de sus gentes.

 

Se amontonaron los recuerdos y las vivencias de un ayer vivido en el Fontanarejo de los años cincuenta y sesenta. Los hermanos Dolores, Jesús y Antonio Rodríguez Blanco llegaron muy niños a nuestro pueblo, allá por el año 1955, a bordo de una “tartana culera” junto con sus padres, la tía Juliana”la huevera” y el tío Juan. Procedían del pueblo toledano y monteño de Gálvez y vivieron durante casi 14 años en Fontanarejo, hasta que la familia se trasladó a vivir a Madrid, concretamente a Arganda del Rey, a finales de los años sesenta, donde ahora residen los tres hermanos. Los tres guardan un gratísimo e imborrable recuerdo de su estancia en Fontanarejo y de sus vecinos.

Dolores, Jesús y Antonio asistieron como invitados a la tertulia “Las Migas” en Madrid, un gratificante encuentro en el que, tras degustar una sartén de migas elaboradas a la vieja usanza, mantuvimos una larguísima tertulia que duró hasta casi el anochecer. La “sartená” de migas la comimos en el restaurante “Casa Jacinto”, ubicado en pleno centro de Madrid junto al edificio del Senado y muy cerca de la Plaza de España. Las migas las preparó nuestra paisana Toni, hija de la tía Ana y del tío Antonino, con unos exquisitos tropezones a base de pimientos verdes y “chorruznos”, panceta (“mesao”), chorizo, boquerones, uvas, granada, que trajo Jesús; y hasta arrope traído de Fontanarejo por Federico. Exquisito todo.

Dos conocidas exministras del Gobierno de España que comían en una mesa próxima a la nuestra, se interesaron por el contundente y espectacular plato y les explicamos en que consistía. Cuando les comentamos que la tertulia se llamaba “Las Migas” nos comentaron que así se llama también un grupo que tiene el flamenco como base en su repertorio. Coincidencias. Efectivamente, se trata de una banda con sello femenino que nació en Barcelona hace unos años y que tiene el mestizaje como doctrina y el flamenco como fondo.

Pero volviendo al encuentro con los hermanos Rodríguez Blanco, señalar que a lo largo de la gratificante charla, salieron a relucir desde su llegada al pueblo, cuando se hospedaron en la Posada, pasando por su asistencia a la escuela unitaria de aquéllos años, hasta sus experiencias como “trillaores” durante el verano en las eras. Salieron también a relucir los típicos momentos de la matanza del cerdo y el tradicional testuz que, junto con la pajarilla, disfrutábamos los muchachos en las Tres Escalerillas; el entrañable Teleclub en el que veíamos la única televisión en blanco y negro que había en el pueblo, un local que se ponía a rebosar sobre todo para ver las corridas en las que toreaba “El Cordobés”. No faltaron tampoco los recuerdos a los sabores de la infancia como el rico “paloduz” que vendía el tío Juan cuando llegaba al pueblo, de tarde en tarde, con su inconfundible “carromato”; o la exquisita “mánguila” que cogíamos de las jaras en otoño; o el riquísimo “arrope” del que aseguran los tres hermanos que “el mejor que hemos comido es el que hacía la tía Juventina y la tía Sofía”.

Un apartado especial en este largo rato en el que dimos tanta cuerda al recuerdo lo ocuparon la ya perdida costumbre de “buscar nidos” por los campos y montes de nuestro pueblo; o la gran novedad y animación que suponía por aquéllos años la llegada de los auténticos e inconfundibles “titiriteros” que tenían un gran “atractivo” con sus números y con su imaginación . !!Qué tiempos!!

Dolores, Jesús y Antonio mostraron en el “encuentro miguero” un manojo de fotografías de aquellos años en nuestro pueblo que, junto con otro álbum de fotos retrospectivas que aportamos los componentes de la tertulia, aumentaron una catarata de intensos recuerdos y de emociones a todos los comensales. Los tres hermanos firmaron en el libro de honor de la “Tertulia las Migas” y recibieron un pergamino con la historia de Fontanarejo desde sus orígenes hasta nuestros días. Hubo brindis unánime.

Casi entrada la noche madrileña, disolvimos la charla pues faltaba ya poco para que empezaran a entrar en el magnífico restaurante “Casa Jacinto” los primeros comensales del turno de noche. Nos despedimos con la intención de volvernos a ver en Fontanarejo o en Madrid.

J. Muñoz

 

Hijos de Juliana

Hijos de Julian

Hijos de Juliana

Hijos de Juliana
Hijos de Juliana

Hijos de Juliana

Hijos de Juliana

Hijos de Juliana

Hijos de Juliana

Hijos de Juliana

Hijos de Juliana

Hijos de Juliana

 


Acciones

Information

One response

23 10 2014
Martin Angel

Hola Juan Ramón,me encanta seguir tu bloc ya que así estoy en contacto con el pueblo En los años sesenta yo iba bastante por el pueblo y me juntaba mucho con Jesús,recuerdo que le llamábamos jesules No se si el me recordará, pero yo me acuerdo perfectamente.Me gustaria contactar con el
Un abrazo
Martín Angel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: