MIGAS “MATANCERAS” A LA LUMBRE, EN “LA GRAJA” Y… EN DÍA LLUVIOSO

17 12 2014

Asistieron como invitados a la “tertulia” Eloy Muñoz y Amado Fernández, en la casilla de este último

La tertulia “Las migas” acaba de celebrar otro encuentro itinerante en nuestro pueblo en una jornada completa y para no olvidar. No faltó de nada y abundó el buen paisanaje, el extraordinario paisaje en la “La Graja” y la gastronomía más autóctona en estas fechas prenavideñas a base de unas suculentas “migas matanceras” con hígado de cerdo y panceta (“mesao” que decimos los de Fontanarejo). Además las tostamos lentamente y a la lumbre como marca la tradición, que también se impuso cuando nos “apretamos” la sartená de migas paso adelante y paso atrás, mientras llovía en el exterior. Algunos hasta probamos las migas al “puñao” para rememorar aquellos años en los que, en plena matanza familiar, los muchachos celebrábamos el esperado “testuz” en las Tres Escalerillas y luego hacíamos el divertido “mecedor” con una soga y en un chaparro o en un olivo. Todo que ni a pedir de boca, vamos.

La tertulia contó además como invitados con Amado Fernández, en cuya casilla celebramos el encuentro “miguero”; y con Eloy Muñoz. Ambos participaron en una amenísima y prolongada tertulia en la que hablamos de todo un poco y de algunas cosas un mucho como, por ejemplo, de sus experencias como barbero/peluquero en el caso de Amado y como “marchán” de ganado o como cazador en el caso de Eloy. Amado rememoró los tiempos del ayer cuando existían las “igualas” que se cobraban en trigo cuando llegaba el verano y por las que los vecinos que las “ajustaban” podían afeitarse o cortarse el pelo una o dos veces a la semana, según lo estipulado. También rememoró los puntuales desplazamientos en burra hasta El Alcornocal, hiciera frío o calor, en donde no solamente cortaban el pelo y afeitaban al vecindario que lo requería, si no que, además, llevaban el correo cada semana.

Los dos invitados firmaron en el libro de honor de la “Tertulia Las Migas” y recibieron un pergamino con la historia de nuestro pueblo desde su creación como municipio hasta casi nuestros días.

Nos anocheció al rescoldo de la lumbre avivada con un peculiar fuelle que tiene Amado en su casilla, a la luz de un candil que proyectaba la silueta de las trébedes sobre la pared y con una amena conversación entre paisanos que dimos cuerda al recuerdo de un tiempo pasado lleno de tradiciones, de costumbrismo, de trabajos y de menesteres que, en algunos casos, ya han desaparecido. Un manojo de fotos del ayer sirvieron para echar la vista atrás y para vernos tal como éramos hace nada. En el exterior de la casilla se escuchaba la lluvia caer sobre el tejado, salpicar entre los olivos y empapar un tupido monte de alrededor que rezumaba agua durante esa jornada. Fue un día memorable, de los que se pasa bien y de los que no se olvidan.

Justo Muñoz

25

4

1

2

3

5

7

6

8

10

9

11

12

16

18

13

14

15

17

19

23

21

20

26

27

28

29

30

31

22

 


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: