UN POLLINO PARA PRESERVAR Y REMEMORAR LAS TAREAS RURALES EN FONTANAREJO

20 05 2015

EL BUCHE QUE NACIÓ HACE OCHO MESES EN NUESTRO PUEBLO PASARÁ, TRAS EL DESTETE, A UNA FASE PROGRESIVA DE DOMA Y ADAPTACIÓN

El buche que parió hace unos meses la burra de Gregorio García Domínguez se quedará en Fontanarejo. Nuestro paisano ha decidido no desprenderse del precioso pollino y, tras el destete que está a punto de comenzar, pasará a una fase lenta y progresiva de adaptación y doma para preservar y rememorar algunos de los trajines rurales de antaño, como puede ser el arar en yunta. El borrriquillo, que atiende al nombre de Platero, es muy cariñoso y sociable. Gregorio, que cuida al animal con mucho esmero, lo achaca al hecho de que muchas personas han acariciado y rascado al buche desde casi recién nacido, “y eso hace que no extrañe a nadie e incluso ahora se acerque a las personas para que le rasquen en las “cruces” o le acaricien”, comenta Gregorio mientras sigue explicando que el animalillo es muy manso y dócil, “de ahí, en parte, mi decisión de quedarme definitivamente con él”. Una de las características que definen a estos animales es que son muy leales con sus cuidadores.

Echando la vista atrás, recordar que los burros, junto a los mulos y caballos, eran animales imprescindibles para llevar a cabo muchas de las tareas del campo en nuestro pueblo. Vayan aquí algunas de esas faenas: trillar, sacar a “cargaero”, traer leña, llevar el hato, acarrear el “verde”, ir a la huerta, sacar basura, ir de caza, arar, cargar sacos de aceitunas, transportar el romero para encender las singulares “Luminarias” , ir a castrar las colmenas, traer “verdiones”, transportar la leche desde las majadas, etc. etc.

Reseñar, por otro lado, que entre los aspectos más lúdicos y festivos, los asnos eran los protagonistas de las entrañables carreras de burros que se celebraban en las Fiestas de agosto de Fontanarejo y eran también un entrañable medio de transporte para ir a bañarse al charco de la Hoya o de la Losa.

La hoja de ruta que maneja Gregorio García, el dueño del buche y un hombre muy experto en los menesteres de la doma, es más o menos la siguiente: “ Lo primero que haremos es proceder al destete del pollino a finales de mayo cuando ya haya cumplido los ocho meses (el buche nació el 20 de septiembre del pasado año). A continuación, muy poco a poco, le iré colocando la cabezada y peso ligero sobre el lomo como puede ser un capote, una albarda, un serón vacío, pequeños “lazos” de leña etc. para que vaya adaptándose y aceptándolo. Y, después, cuando tenga cumplidos los dos años y medio, ya se podrá subir en él sin ningún problema ni peligro alguno ni para el buche ni para el jinete”, señala este fontanarejeño que ha sido un experto gañán con yunta de mulas, yeguas y burros. “Yo habré domado a lo largo de mi vida, y para poder trabajar en el campo, unas siete u ocho yuntas de mulas y de yeguas. Todas con muy buenos resultados de docilidad y adaptación pues en muchos casos han sido animales buenísimos con los que no tuve ningún problema tanto para uncirlas a la “toza” como para el arado”

Gregorio precisa que “la etapa ideal para proceder a uncir a un burro es cuando ha cumplido los dos años o dos años y medio, según sea el animal, que es cuando ya tienen suficiente potencia para el tiro. Siempre hay que hacerlo con otro animal más curtido y hecho a la faena. Años atrás, cuando había que domar a un burro, mula, yegua etc primero se les uncía con otro animal experimentado a la trilla y, después, se les llevaba al yugo para poder arar. En esto de la doma más vale maña que fuerza, y mi experiencia me dice que hay que llevar a cabo esta tarea con mucha paciencia, maestría y sabiendo manejar al animal en cada caso”, detalla este fontanarejeño que es un gran entendido en estas tareas de la doma .

En el caso del pollino que nos ocupa, será su propia madre, una burra de raza zamorana con la que Gregorio ara de vez en cuando su huerta uncida a una yegua, quien sirva de guía, referencia y sujeción para poder ir adaptando al asno a las tareas rurales.

Como ya se explicó en su día en este mismo blog, la cabaña ganadera de Fontanarejo en el año 1.752 fijaba en 50 los ejemplares de asnos, entre hembras y machos que había en el pueblo. Por otro lado, y ya más recientemente, en el año 1.970 en nuestro pueblo había 170 cabezas de ganado bovino, 3.000 cabezas de caprino y 154 ejemplares de caballar.

En España, la cabaña ganadera de hace 40 años cifraba en más de un millón los burros que había y actualmente no llegan a 60.000, según algunas estadísticas.
J. Muñoz

P1010937-r

P1010934-r

P1010930-r

P1010929-r

P1010930-r(1)

P1010906-r

P1010894-r

P1010867-r

P1010860-r

P1010830.JPG-r

P1010829.JPG-r

P1010825.JPG-r

P1010819.JPG-r

P1010814.JPG-r

P1010811.JPG-r

P1010774-r

____________________________________________________________

la foto-28-rr

la foto-14-rr

FOTOS DEL BUCHE EL DíA QUE NACIÓ
Álbum en Flickr:

https://www.flickr.com/photos/9920152@N07/sets/72157650824714423


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: