Cartel para el acto de entrega de los Premios Romeros Cencíos 2017

18 04 2017

La asociación Amigos de las Luminarias hará entrega de sus tradicionales premios “Romero Cencío” el día 29 de abril, a las 22 horas, en el Centro Social Polivalente, (antiguas escuelas).

Los galardonados han sido:

  • La Base de lucha contra incendios forestales de Alcoba (GEACAM)
  • La enfermera Isabel Ureña Ramírez.

El acto organizado por la Asociación Amigos de las Luminarias, y con la colaboración del Ayuntamiento de Fontanarejo, se completará con:

Cartel Romeros Cencios 2017

Pica en el cartel para verlo más grande





GANADORES DEL IX CONCURSO DE FOTOGRAFÍA “ROMÁN FERNÁNDEZ MARTÍN” CONVOCADO POR LA ASOCIACIÓN “AMIGOS DE LAS LUMINARIAS”

29 11 2016

Carlos García Arcos  y Tomás Ángel García han sido los ganadores de los dos premios del IX concurso de fotografía “Román Fernández Martín” que convoca cada año la “Asociación Amigos de las Luminarias de Fontanarejo”

Carlos obtuvo el galardón a la mejor foto para el calendario del próximo año 2017 titulada “Tarde de humo” y Tomás ganó el premio a la mejor foto artística  denominada  “La niebla de romero”.

Ambos premios serán entregados a sus ganadores en la próxima fiesta de las “Luminarias” 2017 en la habitual velada que organiza cada año la asociación y en la que se entregan también sus galardones anuales «Romeros Cencíos»

La foto ganadora del concurso, presentada por Carlos García Arcos, ilustrará el calendario de bolsillo 2017 que editará y distribuirá la asociación.

En nombre de la «Asociación Amigos de las Luminarias», felicitaciones para Carlos García Arcos  y Tomás Ángel García,  y también para todas las personas que han participado en este IX concurso de fotografía.

Gracias a todos por vuestra colaboración.

Tarde de humo.-Calendario

Foto para el calendario

Título: “Tarde de humo”
Autor:Carlos García Arcos

La niebla de romero.-Artística

Foto artística

Título: “La niebla de romero”
Autor: Tomás Ángel García

calendario





LA ASOCIACIÓN “AMIGOS DE LAS LUMINARIAS DE FONTANAREJO” REMEMORA LA VIDA PASTORIL CON UNA EXPOSICIÓN Y UNA TERTULIA

29 08 2016

LA MUESTRA PRESENTÓ VARIOS PANELES EXPLICATIVOS, ASÍ COMO UTENSILIOS USADOS EN LAS MAJADAS; Y TAMBIÉN SE CELEBRÓ UNA TERTULIA CON PASTORES DE NUESTRO PUEBLO

 

El Centro Social Polivalente de nuestro pueblo acogió hace unos días la exposición ‘La cultura y el arte pastoril en los Montes de Toledo’, una muestra promovida por la asociación “Amigos de las Luminarias de Fontanarejo”, dentro del II Encuentro Cultural de Verano 2016.

Los paneles explicativos, que se colgaron en las paredes del citado recinto  municipal, mostraron durante los tres días que estuvo abierta la muestra, una secuencia del oficio de pastor. Además de los cuadros, se colocaron una serie de utensilios pastoriles, aportados por fontanarejeñ@s, tales como el típico capote, los inconfundibles calderos, las tradicionales delantales de cuero, las apreciadas aceiteras, las útiles tijeras de esquiar, las entrañables merenderas de corcho, los sonoros cencerros, los sabrosos saleros etc. El día de la inauguración se llevó a cabo también una interesante tertulia sobre experiencias ganaderas en el mundo del pastoreo en la que intervinieron pastores ya jubilados de Fontanarejo y otros que ejercen esta profesión en la actualidad.

La exposición, organizada en la pasada primavera por la Asociación Cultural Montes de Toledo, estuvo comisariada por Jaime Gallardo Alamillo y en la muestra colaboraron los alumnos del Máster de Patrimonio Histórico de la UCLM. En los paneles se explica desde las tareas que se llevaban a cabo en las majadas, pasando por los chozos donde se dormía y se vivía; hasta los utensilios, herramientas y detalles del trabajo pastoril.

la foto(1)

la foto(2)

la foto(3)

la foto(3)

la foto(4)

la foto

la foto5

la foto6

la foto7

 

 





Se ha abierto el plazo para participar en el IX Concurso de fotografía “Román Fernández Martín”

25 07 2016

ganadora del VIII concurso de fotografía

Ganadora del VIII concurso.
Autor: Roberto García

En el parfil de Facebook de la “Asociación Amigos de las Luminarias” se ha convocado el IX Concurso de Fotografía “Román Fernández Martín, que la Asociación convoca todos los años. En esta ocasión el plazo de presentación de fotografías es hasta el 31 de agosto

Enlace a la página de Facebook:

https://www.facebook.com/Asociaci%C3%B3n-Amigos-de-las-Luminarias-de-Fontanarejo-164333017086593/?fref=nf

BASES

IX CONCURSO DE FOTOGRAFÍA “ROMÁN FERNÁNDEZ MARTÍN”

La Asociación “AMIGOS DE LAS LUMINARIAS”, dentro de su programa de actividades culturales, CONVOCA EL IX CONCURSO DE FOTOGRAFÍA “ROMÁN FERNÁNDEZ MARTÍN”, que se regirá por las siguientes BASES

OBJETIVO:

Conseguir imágenes fotográficas que recojan los diferentes aspectos de las fiestas de “LAS LUMINARIAS” de Fontanarejo.

REQUISITOS DEL CONCURSO

1.- El tema será “LAS LUMINARIAS. Las fotografías podrán presentarse en blanco y negro o color y digitalizadas en formato JPG.
2.- Cada participante podrá presentar TRES fotografías como máximo, valorándose de manera independiente cada una, no como colección.
3.- Cada fotografía debe estar identificada con el título de la misma.
4.- Las fotografías se enviarán a la siguiente dirección de correo electrónico: amigosdelasluminarias@gmail.com especificando en el mismo los datos del autor: nombre, apellidos, dirección de correo ordinario o electrónico y teléfono.
5.- La participación en el concurso supone el conocimiento y aceptación de las bases del mismo.
6.- Se concederán dos premios:

Premio a la considerada mejor fotografía artística.
Premio a la fotografía CALENDARIO 2017 (con ella se editará el calendario de la Asociación para el 2017).

PRESENTACIÓN DE FOTOGRAFÍAS:
El plazo de presentación de las obras finalizará el próximo día 31 de agosto a las 24 horas, no admitiendo ninguna fotografía fuera de este plazo para dicho concurso.
Un jurado calificará las obras presentadas, siendo su decisión irrevocable.
Los autores de las dos fotografías seleccionadas recibirán un obsequio de la Asociación en el acto de entrega de los ROMEROS CENCÍOS 2017





INTENSA RUTA POR LA DEHESA BOYAL DE FONTANAREJO PARA REMEMORAR DESDE LOS ANCESTRALES “JOTRILES”, ADOBERAS, “POSTUEROS”, CHOZOS Y CARBONERAS HASTA LOS ANTIGUOS JUEGOS DE LA “BURRIA” Y EL “TRINQUETE”

23 06 2016

NUESTRO PAISANO ÁNGEL ALCAIDE ESPINOSA NOS GUIÓ POR UN MITICO PARAJE QUE ALBERGA  INTERESANTES  RINCONES, INCOMPARABLES PAISAJES, DURAS VIVENCIAS AGROPECUARIAS Y EMOTIVOS RECUERDOS

Justo Muñoz

La Dehesa boyal de Fontanarejo, además de albergar un singular paraje natural y paisajístico, guarda un gran patrimonio etnográfico local que tiene que ver con las viejas tareas agropecuarias, con antiguas costumbres que van desde los míticos chozos y carboneras hasta los ancestrales juegos del “Trinquete” y la “Burria”.

Para conocer de cerca tanta riqueza medioambiental y costumbrista hicimos a mediados del pasado mes de mayo una interesante ruta por la zona norte de la dehesa acompañados y guiados por nuestro paisano Ángel Alcaide Espinosa. Una caminata que completaba el paseo que realizamos hace ahora dos años por la parte sur-oeste.

Ángel ha sido, entre otras muchas cosas, vaquero y cabrero durante más de 40 años en tan apreciado recinto por lo que, sin duda, atesora una gran experiencia que, además, trasmite con precisión, emoción y con una lucidez envidiable a sus 77 años que cumplió hace poco. Nuestro particular guía, que recibió el pasado 30 de abril el galardón “Romero Cencío” por haber sido uno de los últimos cuidadores de los atajos comunales de nuestro pueblo, (el cabrero, concretamente), nos dio una gran lección de sabiduría ganadera y ruralista durante las más de cuatro horas que duró el recorrido. Ello nos permitió por un lado disfrutar de interesantes rincones e incomparables paisajes; y por otro escuchar o recordar acontecimientos e historias que, en algunos casos, impresionan pues tienen que ver con “noches de lobos” o con penurias y calamidades.

Entre los lugares que “pateamos”  cabe citar la “Cañá del Espirotal” Peña Gorda, la “Cañá Quemá”, la Hoya Honda, el Cerrillo Alto, el Soto, la Erilla de Guadiana, el Cerrillo de Cantos Blancos, “la Rinconá”, el Charco de los Muertos, el Chozo de las Tapias, el Barranco Mortecino, el Cerrillo de las Iniestas, la Peña de la Loma, la “Cañá Primera” etc. etc. En esta última pudimos ver las adoberas o zonas donde habitualmente se hacían los adobes con la tierra que se cavaba y a la que posteriormente se echaba paja y se pisaba con agua para lograr el barro antes de ponerlo en el molde de madera. También vimos el brocal del pozo y la antigua pila de granito que, en su día, estuvieron ubicados enfrente de la Fuente Vieja y supusieron, años atrás, una gran infraestructura para dar de beber al ganado.

Y hablando de agua, en alguno de los lugares del recorrido, como es el caso del Cerrillo Alto o de Peña Gorda, pudimos ver los cristalinos aljibes, metidos a veces entre las peñas, que tenían agua durante los meses más lluviosos y en los que los ganaderos llenaban de sus cantimploras, cubas o zaques.

LOS JOTRILES

En otro de estos rincones, como es el caso del Chozo de las Tapias, nos explicó Ángel en qué consistían los denominados “jotriles”, que eran un pequeño y singular chozo que se levantaba para resguardar de los lobos a los becerros recién paridos mientras las madres estaban uncidas al arado. Estos peculiares recintos “blindados” se construían aprovechando varios chaparros que formaban un círculo y que se cubría con espirotes, zarzas y espinos. Una habilidosa protección con medios naturales para los “chotillos” en ausencia de sus madres. Oímos también, en boca de tan experimentado guía, peculiares nombres de animales como los toros “Macareno” y “Jabalín”, el perro “Quimeras”,  las vacas “Carcelera”, “Jabonera” y “Cigarrera”, la “oveja Coronela” etc. que, por lo que refirió, dejaron una recordada huella animalista entre chaparros.

En un largo recorrido marcado por los cerrillos, los “postueros”, las cañadas, las trochas, los recodos, la flora, los “sesteros”, la fauna, las “querencias” del ganado, los charcos, los arroyos etc. etc. Ángel Alcaide dedicó un momento para hablar de los antiguos juegos con los que pasaban el rato los vaqueros y pastores que llevaban su ganado a la Dehesa. Se refirió a la denominada “Burria” y al “Trinquete”. Este último se practicaba lanzando con el impulso del pié las tradicionales “porras” que portaban los vaqueros, hechas con chaparros u otros arbusto. El jugador que perdía en el lanzamiento recibía los denominados “mantazos”  que eran muy celebrados por los ganadores y espectadores de tan ancestral juego.

En el caso de la denominada “Burria” era, según explicó nuestro guía,  un peculiar y juego muy similar al “golf”, pues se jugaba con las  citadas “porras” y consistía en golpear una pequeña bolita, que se hacía con corcha previamente cocida muy estezada, y lanzarla lo más cerca posible de un hoyo lejano o meter la artesana bola de corcho en el gua.

También nos refirió Ángel los juegos más infantiles en los que los “vaquerillos”  se entretenían jugando en plena dehesa boyal con singulares “toros” y “vacas” elaborados con horquillas de jara y con trozos de corcha. Todo un mundo de imaginación y disfrute en tan tierna infancia.

En otro momento nos encontramos en el recorrido con viejas “horneras” o carboneras, testigos de un tiempo en los que se elaboraba en la dehesa de Fontanarejo desde el tradicional “piconcillo” hasta el carbón. Este último combustible fue muy apreciado y demandado, siglos atrás, desde la ciudad de Toledo, en un período histórico en el que se llegó a implantar un impuesto, denominado “humazgo”,  que se pagaba por el “carboneo” de las dehesas boyales en los Montes de Toledo.

Un recorrido muy interesante y didáctico que, por otro lado, sirvió para disfrutar de un paisaje y de una vegetación exultante por las lluvias caídas en el primer tramo del mes de mayo, que fue el momento de nuestro recorrido como puede apreciarse en las fotos. Un paseo salpicado a veces por los charcos,  por las gamonitas, los “espirotes”, los jarales, las “uvas de la zorra”, los tomillares, las «campanitas de cañada», las margaritas, el almaraduz, los juncos, las chaparras etc… Vimos un mesto ( árbol mestizo, producto del alcornoque y la encina, parecido al primero en la corteza y a la segunda en el aspecto), que crece cerca de la “Cañá Primera”. Y terminamos comiéndonos una sartén de migas en el Aguilero con posterior tertulia. Una jornada completa y repleta de paisaje, de paisaje y también de aprendizaje.

P1080712 P1080711

P1080704 P1080669(1)

P1080664 P1080621

P1080552 P1080496

P1080477

P1080633 P1080590

P1080515//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

P1080534//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

Dehesa2//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

Dehesa 1//embedr.flickr.com/assets/client-code.js





CALDERETA EN LA DEHESA

18 06 2016

La tertulia “La Carrola”, como viene siendo habitual por estas fechas, celebró su encuentro anual, ésta era la decimotercera edición, en torno a una caldereta de “chivo” en la que no puede faltar el típico “revientelobos” en la dehesa boyal de Fontanarejo. Tampoco faltaron para los postres dulces elaborados por algunas de las comensales, quienes pusieron todo el empeño porque resultasen del agrado de todos, como así fue.

En esta ocasión nuestros invitados fueron Pepi Zúñiga Gascón, de Navalpino, y su esposo Rafael Galán de la Flor,  de Valverde, quienes bien por procedencia o  por su trabajo han estado vinculados con la zona de Los Montes.

A los postres como viene siendo habitual se entabló la correspondiente tertulia con nuestros invitados en la que nos hicieron un recorrido por su participación activa para que el “campo de tiro” que el gobierno de turno tenía previsto ubicar en la finca “El Salobralejo” de Anchuras no se llevara a cabo. Rafael comentó como en una asamblea de  los vecinos de Anchuras, de forma espontánea, prácticamente todos estuvieron de acuerdo en llevar su oposición a la medida hasta donde fuera necesario y aunque recibieron muchas presiones desde diferentes ámbitos, tanto del poder gubernamental como de otros poderes fácticos, fueron capaces, con la unión de todos, de resistir y hoy treinta años después el campo de tiro no existe en este lugar.

También se habló del interés de ambos por el medio ambiente y del libro del que Rafael es coautor y que versa sobre la flora y la fauna en la provincia de Ciudad Real, que será presentado en breve.

 A la caída de la tarde hicimos un pequeño recorrido por diferentes  parajes de la dehesa, cerca del “soto” pudimos contemplar el brocal que antiguamente se encontraba en el pozo que había  junto a” la fuente vieja”  y en el que se puede observar una inscripción que bien podía ser la de la fecha de su elaboración, en este recorrido también nos encontramos con dos mestos (árbol híbrido entre encina y quejigo) ambos dignos de ser protegidos por la escasez de su especie.

La velada, dado que ya nos encontrábamos en el mes de junio y no se podía hacer fuego en el campo la terminamos con una parrillada de chuletas en un domicilio particular en el pueblo.

 
IMG_5953 IMG_20160604_143843

IMG_20160604_141844 IMG_20160604_142033 (2)

IMG_20160604_150518 IMG_20160604_165540

IMG_20160604_165606 IMG_5952

IMG_20160604_180734 IMG_5947

IMG_5950 IMG_5951

IMG_5954 IMG_5955

IMG_20160604_202817//embedr.flickr.com/assets/client-code.js





EMOCIÓN Y RECUERDOS DEL FONTANAREJO DE ANTAÑO EN LA ENTREGA DE LOS GALARDONES “ROMEROS CENCÍOS 2016”

3 05 2016

154

159 IMG_0517

IMG_0526 IMG_0557

IMG_0620 (1) IMG_0566

IMG_0577 IMG_0583

IMG_0594 IMG_0613

IMG_0618 IMG_0623

-La asociación “Amigos de las Luminarias” realiza un reconocimiento público a los últimos cuidadores de los atajos comunales de nuestro pueblo y distingue a los quintos del año 1950

El acto de entrega de los galardones anuales “Romeros Cencíos 2016” sirvió para dar cuerda al recuerdo y para rememorar algunos trabajos y costumbres del Fontanarejo de ayer. La asociación “Amigos de las Luminarias”, que impulsa y promueve estas distinciones desde hace once años, entregó las cerámicas y los simbólicos pañuelos verdes a los cuatro últimos fontanarejeños que cuidaron de los atajos de ganado comunales del pueblo, nuestros paisanos Ángel  Alcaide Espinosa, Silvio García GarcíaMariano Arias Gutiérrez y Julio Martín Pérez. Brotaron muchos recuerdos cuando se proyectaron imágenes de los galardonados y se fueron detallando aspectos del importante trabajo que realizaban antaño. Una tarea peculiar, que históricamente se conoce como “Dula” y que se define como “el conjunto de las cabezas de ganado de los vecinos de un pueblo, que pastan juntas en un terreno comunal “ .  En ese contexto se echó la vista atrás para recordar cómo, cada atardecer, entraban al pueblo los diversos atajos guardando siempre este riguroso orden: primero los cerdos de la piara, después las yeguas, a continuación la “vacá” y, finalmente, las cabras. La emoción fue creciendo cuando recibieron un gran aplauso Ángel, Mariano, Silvio y Julio al subir al escenario a recoger las cerámicas que, sobre una foto del casco urbano de Fontanarejo en pleno encendido de las lumbres de romero, llevan grabado su nombre y su ya desaparecido oficio.

En el mismo acto, que tuvo como escenario el Centro Social Polivalente y fue presentado por Eva García, se hizo también un reconocimiento a  los quintos del año 1950, que se acaban de jubilar el pasado año:Jacinta , Justa, Carmen, Cruz , Antonio, Dolores, Virgilio , Valeriano, Maria, Carmen, Elisa, Fernando, Encarnación,  Mariano ,  Teresa, Felipe, Florencia, Felix  y Jesusa. Los presentes en el recinto recibieron un diploma por mantener viva la tradición fontanarejeña y se les entregó el distintivo pañuelo verde, un momento en el que también creció la emoción y brotaron los recuerdos de antaño, un tiempo en el que los quintos tenían un gran protagonismo en la vida costumbrista y festiva local pues eran los encargados desde echar la tradicional y monumental lumbre de fin de año en la Plaza Grande, cantar el mayo en las ventanas de las mozas el 30 de abril, pedir el aguinaldo por las calles el día de Navidad y cantar en las típicas rondas. En ese contexto se proyectaron fotos retrospectivas de nuestro pueblo que en aquel año 1950 tenía 875 habitantes, se celebraron un total de 11 bodas, se registraron 22 nacimientos y hubo siete defunciones.

En un momento importante de la gala, se entregó el VIII premio de fotografía “Román Fernández Martín”, sobre “Las Luminarias”, que ha ganado Roberto García García y que recibió la cerámica de manos de Modesta Rodríguez Cabezas, viuda de Román Fernández. Un instante también muy emotivo pues el ganador subió al escenario con su sobrino en brazos, quien protagoniza la foto ganadora del concurso en la que aparece el niño con el pañuelo verde al cuello mirando el casco urbano fontanarejeño lleno del humo de “Las Luminarias”. Recibieron también un diploma los concursantes del certamen de fotografía.

Por último, los niños de la escuela pública del pueblo tuvieron también su protagonismo en el momento de subir al escenario y recibir un gran aplauso y un recuerdo. Los alumnos han elaborado este año una artística composición mural sobre la entrañable fiesta local de “Las Luminarias”, que se colocó en la pared del recinto durante el acto para que disfrutaran de ella los asistentes junto con todas las fotos que han participado en el VIII concurso de fotografía.

El acto terminó con una gran actuación de dos guitarristas miembros del grupo “Cante flamenco de Piedrabuena” que deleitaron al público asistentes con dos piezas tocadas a la guitarra flamenca con gran maestría y arte. Después se invitó a los asistentes a “limoná” elaborada a la vieja usanza y de las que antaño se solía servir en algunos momentos festivos y familiares.

 

 

 








A %d blogueros les gusta esto: