EMILIANO MUÑOZ GARCÍA ASISTE A LA TERTULIA FONTANAREJEÑA “LAS MIGAS” EN MADRID

23 09 2017

DESPEDIMOS EL TÓRRIDO VERANO 2017 CON UN “ENCUENTRO MIGUERO” EN EL QUE NUESTRO PAISANO FIRMÓ EN EL LIBRO DE INVITADOS, RECIBIÓ UN PERGAMINO CON LA HISTORIA DE NUESTRO PUEBLO Y EL PAÑUELO VERDE DISTINTIVO DE LAS “LUMINARIAS”

 

HABLAMOS, ENTRE OTRAS COSAS, DE SU AFICIÓN A LA FOTOGRAFÍA CUYA MUESTRA PUDIMOS VER EN UNA EXPOSICIÓN DEL 14 AL 18 DEL PASADO MES DE AGOSTO

 

Emiliano Muñoz García, paisano fontanarejeño asentado en Madrid desde hace años, asistió como invitado a la tertulia “Las Migas” celebrada en el restaurante “El Rincón de Sancho”, un recinto culinario ubicado en el barrio madrileño de Argüelles en el que Carlos, hijo de Celia y Cele, nos preparó una suculenta sartén de migas. Y también se esmeró con abundantes “tropezones” a base de boquerones, pimientos verdes y rojos, panceta (“mesao”), chorizo, bacalao, uvas y arrope. Y para rematar, leche fría con la que empapamos unas riquísimas “migas canas”.

Tras finalizar el “ágape miguero”, con el que también despedíamos un caluroso y tórrido verano 2017,  llegó el rato de la plática y de una amena tertulia en la que hablamos con Emiliano de su trabajo y, sobre todo, de sus aficiones y más concretamente de la fotografía. Nuestro paisano tiene cientos y cientos de fotos captadas a lo largo de los 30 últimos años. Hay que recordar que del 14 al 18 del pasado mes de agosto los fontanarejeños y visitantes pudieron disfrutar de una exposición de fotografías realizadas por Emiliano Muñoz García. La muestra, impulsada por la asociación de “Amigos de las Luminarias” bajo el título “Naturaleza viva”, recogía un seleccionado manojo de instantáneas con la exultante  flora, la peculiar fauna y los impresionantes parajes de nuestro término municipal.

También hubo momentos para hablar de Fontanarejo  y, al echar la vista atrás viendo fotos retrospectivas, recordamos a muchos paisanos, recreamos instantes vividos y “paseamos” por espacios urbanos de antaño.

Emiliano  firmó en el libro de invitados de la tertulia “Las Migas”,  recibió un pergamino con la historia de Fontanarejo desde sus orígenes hasta nuestros días y  también el pañuelo verde distintivo de nuestras tradicionales “Luminarias”.

Nos levantamos de la mesa bien avanzada la tarde con la satisfacción de haber pasado un buen rato marcado por el paisanaje, la gastronomía más autóctona y los recuerdos del ayer más reciente.

¡Ah!, y ya para concluir…¡bienvenido el otoño 2017!, que se “quedará” hasta el 21 de diciembre.

J. Muñoz

 

Emiliano Muñoz 01b1

Emiliano Muñoz 001

Emiliano Muñoz 002

migas Emiliano 068

migas Emiliano 074

Emiliano Muñoz 012

Emiliano Muñoz 013

Migas Emiliano005





EL ESCRITOR LUIS LANDERO, PREMIO NACIONAL DE LITERATURA Y DE LA CRÍTICA, ASISTE A LA TERTULIA FONTANAREJEÑA “LAS MIGAS”

25 11 2016

-En el encuentro, con uno de los grandes autores de la narrativa contemporánea, hablamos de su minucioso trabajo como novelista y de sus orígenes rurales en Extremadura.

-El escritor firmó en el libro de invitados, donde dejó plasmado un singular verso, y recibió un pergamino con la historia de Fontanarejo y el pañuelo verde simbólico de nuestras  “Luminarias”.

El escritor extremeño Luis Landero, premio Nacional de Narrativa y de la Crítica en 1990 por su obra primera “Juegos de la edad tardía”, asistió a la tertulia fontanarejeña “La Migas” en Madrid. Charlar con uno de los más grandes narradores de la Literatura Española contemporánea es un verdadero placer, un lujo; pero, si además, la conversación fluye después de comer una sartén de migas y al rescoldo de dar cuerda al recuerdo de nuestros orígenes rurales, el momento se convierte en sublime. Y así pasó, pues Luis, nacido en Alburquerque (Badajoz) en una familia campesina que emigró a Madrid en los años sesenta, mantiene muy nítidas esas vivencias que plasma magistralmente, en una narración muy emotiva, en su último libro “El balcón en invierno”. La obra ha sido galardonada con el premio “Libro del Año” por el gremio de libreros de Madrid.

Acompañaba a Luis Landero su amigo de toda la vida el doctor Juan Pedro Vázquez de la Cámara, médico rural en Castilla y León, viajero empedernido y ciudadano solidario. El encuentro gastronómico tuvo lugar en el restaurante “Casa Jacinto”, que regentan nuestra paisana Toni y su esposo Jacinto. Señalar que, nada más sentarnos, y tras colocar la sartén en la mesa, Luís recordó con nostalgia “las exquisitas migas que preparaba mi madre, muy similares a estas”.

Toni, que recibió un aplauso a modo de felicitación de todos los comensales por su maestría culinaria, nos preparó unas migas con abundantes tropezones: pimientos verdes y “chorruznos”, panceta (“mesao” que llamamos en nuestro pueblo), chorizo, boquerones, torreznos, morcilla, uvas, arrope y para rematar…leche fresca para “regar” unas deliciosas migas y convertirlas en “canas”.

Tras la degustación de tan contundente y típico plato llegó el momento de una enriquecedora tertulia en la que escuchamos a Luis Landero por un lado, hablar de su esmerado e intenso trabajo literario; y, por otro, contar numerosas anécdotas y momentos de su niñez en Alburquerque y de su adolescencia en el barrio madrileño de Prosperidad. Recuerdos entrañables de su abuela Francisca, que aparece en la portada de su última novela fotografiada con él; de su primo Paco, de sus padres, de su tío Ignacio y, en definitiva, de un mundo rural y campesino que todos los tertuliamos conocemos bien. De ahí lo emotivo de la tertulia en la que echamos la vista atrás para rememorar aquél ritual del reparto de la leche en polvo que nos ofrecían en la escuela, y que Luís la recuerda como “de muy buen sabor”; pasando por el trozo de “pan con lo que sea” que nos daban nuestras madres de “merendilla” en Fontanarejo. La palabra bocadillo no la conocíamos entonces y, posteriormente, nos sonó bastante rara.

En otro momento hablamos de que, muchos de nosotros, habíamos tenido la suerte de conocer a paisanos que “pesaban a ojo” el ganado y se equivocaban poco en el cálculo. Luis contó que su madre, fallecida el pasado año, había ganado no hace mucho tiempo un premio, una placa,  “que ella conservaba con orgullo y esmero, tras calcular con bastante precisión el peso de un cerdo en una tradicional matanza celebrada en Aranda de Duero”.  En ese contexto de costumbrismo rural hablamos también del simbólico y respetado apretón de manos con el que se cerraban los tratos antaño y del tradicional alboroque, que la Real Academia Española (RAE)  define como “agasajo que hacen el comprador, el vendedor o ambos, a quienes intervienen en una venta”.

Aprovechamos, por otro lado, para que Luis Landero nos dedicara algunos de sus libros. Y mientras el escritor, bolígrafo en ristre, plasmaba sentidos mensajes (algunos con su dibujo incluido que ilustra la portada de “Juegos de la edad tardía”), el doctor Vázquez nos contó algunos de sus viajes solidarios a África, donde suele acudir cada año en rutas humanitarias y de ayuda a gentes necesitadas.

Casi al final de la extraordinaria y animada sobremesa, de la que nos levantamos casi a las seis de la tarde, sacamos a relucir nuestras peculiares “Luminarias”, una tradición muy querida que mantenemos viva los de Fontanarejo. Luís vio con atención  un “ramillete” de fotos que recogen el gran sahumerio que protagonizamos los fontanarejeños cada 30 de abril al atardecer. Un momento que Juan Pedro Vázquez tuvo la oportunidad de disfrutar hace unos años cuando estuvo en nuestro pueblo y recuerda con intensidad las lumbres de romero ardiendo todas al unísono.

Luis Landero firmó en el libro de invitados de la tertulia “Las Migas”, donde nos dejó plasmado, de puño y letra, este verso: Bien se está en Casa Jacinto con migas y con amigos, los torreznos son testigos, de notario, el vino tinto. En mi pueblo nací ayer, y hoy, que ya voy para viejo, renazco en Fontanarejo”.

Entregamos a Luis y a Juan Pedro un pergamino con la historia de nuestro pueblo y el pañuelo verde simbólico de las ancestrales “Luminarias”, que llevaron atado al cuello en la despedida de un encuentro muy gratificante.

Ya anochecido, algunos contertulios fuimos dando un paseo hasta la céntrica Puerta del Sol, que muestra ya adornos navideños, y nos hicimos una foto para el recuerdo de una jornada en la que compartimos mesa, mantel, migas y charla con el autor de obras que ya forman parte del mejor catálogo de la narrativa española: “Juegos de la edad tardía”, “Caballeros de Fortuna”, “El mágico aprendiz”, “Entre líneas: el cuento de la vida”, “El guitarrista”, “Hoy, Júpiter”, “Retrato de un hombre inmaduro”, “Absolución” y “El balcón en invierno”.

Por cierto, Luis Landero, nos reveló que ya tiene terminada su nueva novela que seguramente verá la luz en la próxima primavera. ¡Enhorabuena, Luis!.

Justo Muñoz

Tertulia con Luis Landero
***Pincha en la foto para acceder a todo el álbum***





LA TERTULIA “LAS MIGAS” CUMPLE TRES AÑOS, IMPULSADA POR FONTANAREJEÑOS

9 11 2016

UN TOTAL DE 37 PERSONAS HAN ASISTIDO A LOS ENCUENTROS QUE SE CELEBRARON EN MADRID Y TAMBIÉN EN “CASILLAS” DE CAMPO EN NUESTRO PUEBLO

La tertulia “Las migas”, que nació en el mes de noviembre de 2013, cumple tres años. A lo largo de estos 36 meses han asistido a la misma un total de 37 personas que han degustado un plato tan típico, rural y tradicional como son las migas y, a la vez, han participado en las tertulias de sobremesa. Los “encuentros migueros” se han celebrando en dos restaurantes ubicados en el centro de Madrid y regentados por fontanarejeñ@s, “Casa Jacinto” y “ El Rincón de Sancho”; en la Casa de Castilla La Mancha en la capital de España y también se han celebrado en “casillas” de campo enclavadas en singulares parajes de nuestro querido pueblo como “El Aguilero”, “Valdepajares” o “El Río”.

El primer invitado a la tertulia “Las Migas” en aquel noviembre de 2013 fue el abogado Miguel Muga Madrid, que vivió con su familia en Fontanarejo cuando él era niño y adolescente. El segundo invitado fue el conocido periodista Miguel Ángel Oliver, director del informativo nocturno de la Cadena Cuatro, que es nieto de un fontanarejeño. Después les siguieron paisanos, amigos y conocidos: David García, Angel de la Cuesta, Antonio Sánchez, Javier Ortega, Antonia Guijarro, Angel Alcaide, Conchita Goyanes (Q.E.P.D.), María José Goyanes y el hijo de esta Javier Collado; los hermanos Serafín y Jesús Simón; Daniel Domingo; Felipe Martín, Gregorio García, los hermanos Dolores, Jesús y Antonio Rodríguez; Amado Fernández , Eloy Muñoz, Manuel Domínguez, los hermanos Amelia y Silvio García; María Ángeles Sánchez, Baldomero Arias, Gabino Fernández, Tomás Muñoz, Cándido Arias, Elena Ortiz, Laura Martín,Toni Ochoa, Carmen Manzaneque, Ceferino Muñoz, Eloy Muñoz y José Castillo . La última invitada fue nuestra paisana Isabel Rosa García, que vive desde hace 28 años en el reno Unido.

A lo largo de estos 36 meses, los tertulianos que forman este grupo, han compartido mesa y mantel con paisanos y también con gentes que vivieron o visitaron en algún momento nuestro término municipal. Todos los invitados recibieron un pergamino que recoge la historia de Fontanarejo desde sus orígenes hasta nuestros días. Y también firmaron todos en el libro de honor de la tertulia, cuya portada puede verse en las imágenes que acompañan a este texto, en el que dejaron plasmados sus mensajes.

Por otro lado, el diario LANZA de Ciudad Real, se ha hecho eco en varias ocasiones de la tertulia “Las Migas”, que impulsan un grupo de fontanarejeños en Madrid.

III aniversario Tertulia "Las Migas"

***Pica en la foto para ver el resto del álbum***





SARTÉN DE MIGAS CON ISABEL ROSA GARCÍA MUÑOZ EN “CASA JACINTO”, EN EL CENTRO DE MADRID

22 09 2016

NUESTRA PAISANA, QUE VIVE EN EL REINO UNIDO DESDE HACE 28 AÑOS, ASISTIÓ A LA TERTULIA “LAS MIGAS”, FIRMÓ EN EL LIBRO DE INVITADOS Y RECIBIÓ UN PERGAMINO CON LA HISTORIA DE FONTANAREJO Y EL SIMBÓLICO PAÑUELO VERDE DE “LAS LUMINARIAS”

 

Compartimos una estupenda sartén de migas, mesa, mantel y tertulia con nuestra paisana Isabel Rosa García Muñoz. Y lo hicimos aprovechando que estaba pasando unos días en Madrid a donde había llegado procedente del Reino Unido, donde reside desde hace 28 años. Isabel asistió a la tertulia “Las Migas”, que impulsa un grupo de fontanarejeños, en una jornada en la que había refrescado en la capital de España y, por lo tanto, el tiempo había “mejorado y acompañaba” a la hora de comer tan suculento y contundente plato con el que, además, aprovechamos para despedir un caluroso y seco verano 2016.

La cita gastronómica, a la que acudió también Miguel Ángel, primo de Isabel Rosa; tuvo como escenario el céntrico restaurante “Casa Jacinto”, ubicado en el Madrid de los Austrias y muy cerca de la Plaza de España. Las migas las tostó nuestra paisana Toni, que las acompañó con abundantes “tropezones” a base de pimientos verdes y rojos-“chorruznos”, panceta-“mesao”, chorizo, morcilla, boquerones, uvas, arrope y leche bien fría para las “migas canas”. Todo riquísimo.

Tras el buen yantar llegó el momento de la charla, de los recuerdos y de las vivencias de nuestra invitada que, entre otras novedades, acaba de ser abuela y disfruta de su nieta Luna, una preciosa niña que conocimos a través de un magnífico reportaje gráfico que nos mostró con las primeras horas de vida de Luna y de los primeros días de disfrute como “abuelita”. ¡Enhorabuena!

Echando la vista atrás, Isabel Rosa recordaba su infancia, adolescencia y parte de su juventud vividas en nuestro pueblo, hasta que se marchó a Villahermosa y después a Madrid, donde vivió 12 años, antes de asentarse en el Reino Unido, donde reside. Recordaba con especial intensidad la escuela de Fontanarejo, con doña Pilar de maestra; las obras de teatro que representaron y en las que participó como “La barca sin pescador”, de  Alejandro Casona; y “Yo soy un sinvergüenza”, de Pedro Muñoz Seca. Esta última llegaron a representarla también con gran éxito, además de en nuestro pueblo, en Navalpino.

En un momento de la animada charla hablamos del actual debate sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el denominado “Brexit”- acrónimo inglés formado por las palabras “Britain” (Gran Bretaña) y “exit” (salida). Isabel Rosa, que vive desde hace casi tres décadas en el Reino Unido, contó algunas vivencias y percepciones durante estos últimos meses tras el sonado referéndum así como diversas anécdotas.

Isabel Rosa firmó en el libro de invitados de la tertulia “Las Migas”, donde escribió un emotivo y agradecido mensaje; recibió un pergamino con la historia de Fontanarejo desde sus orígenes hasta nuestros días, y también el pañuelo verde, simbólico de nuestras entrañables “Luminarias” de romero verde que los fontanarejeños encendemos cada 30 de abril al atardecer.

Y como casi siempre hacemos en estos encuentros, echamos mano de un buen ramillete de fotografías del Fontanarejo del ayer: las fiestas, los toros, las escuelas, los quintos, las eras…y también fotos de paisan@s nuestr@s que ya no están con nosotros. Muchas imágenes retrospectivas que sirvieron para dar cuerda al recuerdo de un ayer muy reciente en nuestro querido pueblo.

Ya casi al final de la tertulia se sentó un rato con nosotros Toni, y recordamos los tiempos en los que vivió en Fontanarejo con su familia, en la calle Empedrada. Nuestra paisana nos acababa de sorprender con un “biscuit de manzana”, un delicioso postre con una espectacular presentación, como puede verse en la foto; lo que corrobora que en “Casa Jacinto” trabajan en los fogones en la salvaguarda de la cocina más tradicional, pero también están volcados en la vanguardia de la repostería más avanzada.

Nos levantamos de la mesa pasadas las 18,30 de la tarde pues Isabel Rosa y su primo Miguel Ángel querían estar puntuales en el Teatro María Guerrero-Centro Dramático Nacional para ver a María José Goyanes en la obra “El cielo que me tienes prometido”, en la que María José borda el papel de Santa Teresa de Jesús.  Isabel Rosa se emocionó en algún momento de la representación viendo en escena a María José con quien compartió años de infancia y de vecindad cuando la conocida artista vivió en Fontanarejo. Corrían los años cincuenta y D. José Goyanes, padre de la actriz, era el médico de nuestro pueblo.

Encuentro completo de gastronomía autóctona, de paisanaje y de “tertulia miguera” en pleno centro de un Madrid ya más fresco y menos sofocante que a primeros de septiembre. Adiós verano, adiós….  bienvenido sea el otoño 2016. Por otro lado, ya lo dice el refrán: ”Otoño entrante, barriga tirante”, sobre todo después de comer una sartén de migas.

J.Muñoz

 
1

2

3

4

5

6

7

8

9





MIGAS DE ERA, TRILLA Y GALBANA EN MADRID CON UN CALOR SOFOCANTE, SIMILAR AL QUE HACÍA ANTAÑO EN LAS ERAS DE FONTANAREJO

20 07 2016

JOSÉ CASTILLO FERRERA, ASISTE COMO INVITADO A LA TERTULIA “MIGUERA, FIRMÓ EN EL LIBRO DE HONOR Y RECIBIÓ UN PERGAMINO Y EL PAÑUELO VERDE SÍMBOLO DE “LAS LUMINARIAS”

 

La climatología se sumó al guión y ese día hizo un calor sofocante en Madrid. Tan alta temperatura incluso vino bien para rememorar las migas de trilla que, en pleno verano y con calores similares, se comían antaño para almorzar en las eras de Fontanarejo. Al encuentro gastronómico y a la posterior “tertulia  miguera” asistió nuestro paisano José Castillo Ferrera, con quien hablamos de vivencias, recuerdos y experiencias tanto en nuestro pueblo, donde también fue “trillaor”, como en Mallorca y Madrid, los lugares donde posteriormente trabajó hasta su jubilación .

Nos “apretamos” unas riquísimas migas de era, trilla y galbana (“garbana” decíamos en Fontanarejo),  que nos preparó Carlos en su mesón, “El Rincón de Sancho”, en el centro de Madrid muy cerca de la Plaza de España. Unas riquísimas migas salpicadas con abundantes “tropezones”…. Pimientos “chorruznos” y verdes, boquerones, bacalao, chorizo, panceta , uvas, arrope y leche final para las migas “canas”.

Todos los que nos sentamos a la mesa fuimos en su día “trillaores” en las eras de Fontanarejo y buena parte de la tertulia sirvió para recordar aquellos interminables días que pasábamos encima de la trilla o ayudando en otras tareas de la era como volver la parva, amontonar, emparvar o limpiar.

José Castillo refirió numerosas anécdotas vividas a pie de parva y también en las besanas de nuestro pueblo arando con la yunta. Con 18 años se marchó a Palma de Mallorca, donde trabajó durante 7 años, y finalmente vino a Madrid donde ahora vive. A lo largo de este dilatado tiempo y hasta su jubilación, nuestro paisano ha vivido numerosas experiencias laborales que van desde un breve periodo en la construcción nada más emigrar a Mallorca, pasando por la cocina de hostelería, hasta repartir butano. Posteriormente, y ya en Madrid, trabajó en una empresa de artes gráficas, regentó un bar, fue empleado en una fundición y finalmente estuvo 22 años como celador hospitalario.

También dedicamos un tiempo de la sobremesa para ver fotos retrospectivas de las tareas de verano en Fontanarejo que se iniciaban con la siega y concluían encerrando la paja. Vimos también imágenes de las Fiestas de Agosto de antaño con la entrañable verbena, los toros en la plaza de carros etc. y también fotos de los días en los que tocaba ir a bañarse en el charco de la Olla, de la Losa o en Guadiana, y que suponían unas jornadas de gran disfrute y asueto después del duro estío.

Al final de la interesante conversación, en la que José Castillo tuvo un recuerdo especial  para los maestros D. Miguel y D. Antonio por lo que le habían enseñado, nuestro paisano firmó en el libro de honor de la “Tertulia las Migas”, recibió un pergamino con la historia de Fontanarejo y el pañuelo verde , distintivo de las singulares “Luminarias”.

Finalizamos el encuentro “miguero” pasadas las seis de la tarde, comentando que era “la hora del gazpacho”, pues sobre esa hora llegaba el momento de hacer una parada en la era para comer un refrescante gazpacho que se tomaba a diario, como ocurría con las migas para almorzar o el cocido para comer al medio día. Sin duda una gastronomía tan modesta como potente.

Hartos de migas, fuimos dando un paseo por la Gran Vía para “bajar” un poco los “tropezones” en plena digestión…y aquí surgió la anécdota pues nos abordaron, en al menos dos ocasiones, ofreciéndonos folletos de recintos culinarios… ¡para que entráramos a cenar!. Desconocían, sin duda, cómo llevábamos la andorga. Pasamos después por Callao y terminamos en la céntrica Puerta del Sol con un calor y un bochorno que sirvió, ya en la despedida, para dar de nuevo cuerda al recuerdo de un tiempo pasado cuando fuimos todos “trillaores” en las eras de nuestro pueblo. ¡Qué galbana!.

Justo Muñoz

DSC00185-S//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

la foto//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

la foto(1)//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

DSC00154//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

DSC00156 - copia//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

DSC00161//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

DSC09225//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

DSC09233//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

DSC09243//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

la foto (5)//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

la foto (1)//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

DSC09412//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

DSC09415//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

zoilo 018//embedr.flickr.com/assets/client-code.js





POTAJE CON “PELLUELAS” Y COLLEJAS, TORTILLA DE ESPÁRRAGOS SILVESTRES, ESCABECHE Y “SAPILLOS” MARCAN LA GASTRONOMÍA EN LA SEMANA SANTA DE FONTANAREJO

25 03 2016

El pueblo mantiene viva una ancestral costumbre que llena las mesas de una abundante y singular tradición culinaria el Jueves y el Viernes Santos

 

Antaño se llevaba a las majadas estos platos típicos para que los pastores y cabreros también cumplieran con la costumbre

 

La Semana Santa en Fontanarejo, además de los actos litúrgicos, trae cada año a las mesas una rica y tradicional gastronomía que aún hoy se conserva viva, aunque con menos intensidad que antaño. Las cocinas del pueblo registraban un gran trajín, que aún perdura, para elaborar platos y repostería típicos en estas señaladas fechas del calendario festivo: el potaje de garbanzos, que se acompaña con collejas y “pelluelas”; la tortilla de espárragos silvestres, el escabeche de bacalao, las natillas, los “sapillos”, el arroz con leche, los “canutillos” y las rosquillas marcan un peculiar costumbrismo culinario . Desde tiempo inmemorial, los de Fontanarejo han disfrutado durante el Jueves y el Viernes Santos de una abundante y peculiar comida que los lugareños han sabido conservar y trasmitir de generación en generación.

Años atrás, cuando había una gran actividad agrícola y ganadera con decenas de yuntas en las besanas y numerosos rebaños de cabras y ovejas en los montes, muchos gañanes, pastores y cabreros solían hacer un alto en el tajo para acudir al pueblo al medio día y cumplir con la costumbre de comer de vigilia (ausencia total de carne), pero con gran abundancia. Y los que, por circunstancias, no podían venir a sus casas, solían llenar también sus “merenderas” con tan singular comida para degustarla en el campo. En ocasiones era la familia quien se desplazaba hasta la majada para llevar el “hato” con el típico menú que era y es siempre el mismo esas dos jornadas: potaje, tortilla, escabeche de bacalao, seguidos de exquisitos postres a base de arroz con leche, natillas y “sapillos”.

También se suelen preparar durante la Semana de Pasión dulces típicos como los “canutillos” y las rosquillas fritas y recubiertas con azucar. Antiguamente se solían freir con el primer aceite del año, obtenido o bien de las viejas almazaras que funcionaban en la zona, o el que se elaboraba artesanalmente en cada casa.

POTAJE CON COLLEJAS

Al potaje “semanasantero” de Fontanarejo, que muchos lugareños llevan grabado en su memoria gustativa, se le suele echar collejas, una hierba de la familia de las cariofiláceas muy común en algunos parajes del término municipal, y que es una exquisita verdura. Al puchero, además de los correspondientes garbanzos y espinacas, se le acompaña también con “pelluelas”, una masa que se une y comprime regularmente en forma redonda u ovalada y que se elabora con pan rallado, huevo, perejil y ajo. Por último, al peculiar potaje se le adereza con un sabroso preparado a base de tomate empapado en vinagre, clavo y azafrán.

De segundo plato, lo típico es tomar tortilla de espárragos cogidos en los campos y llamados “hilacheros” o de esparraguera  silvestre;  y después se toma el escabeche. Este último plato se elabora con bacalao que, una vez troceado, desalado, frito y enfriado, se  reboza con huevo y, a continuación, los trozos del pescado se depositan en un caldo  amarillento que se elabora a base de sal, vinagre, agua, ajo, perejil, laurel, clavillos y azafrán.

Y la suculenta mesa del Jueves y Viernes Santos se remata con variados postres a base de arroz con leche, natillas o “sapillos”. Estos últimos se preparan, según el testimonio/receta que hemos escuchado en el pueblo, con huevo batido, harina o pan rallado de donde, una vez espesado, se elabora una especie de “pelotitas” que después se cuecen en leche aderezada con canela en rama y cáscaras de limón y naranja . Los “sapillos” se sirven fríos.

Tal es el arraigo de esta tradición muchas personas de Fontanarejo, que viven lejos del pueblo y en otras comunidades autónomas,  siguen manteniendo vivos estos típicos platos cuando llega la Semana Santa.  Se trata, sin duda, de una asumida, trasmitida y revivida gastronomía entendida como una genuina tradición y como una auténtica expresión cultural culinaria.

No está datado documentalmente de donde arranca y el porqué de esta rica costumbre gastronómica. Los más viejos del lugar ya cuentan que sus antepasados cumplían rigurosamente con este costumbrismo culinario tan variado y tan abundante que hasta había un antiguo dicho local que lo definía muy bien:” Tres días hay en el año que se llena bien la panza, Jueves Santo, Viernes Santo y el día de la matanza“. Eran, sin duda, otros tiempos en los que la ya casi desaparecida matanza casera del cerdo suponía también una jornada de gran disfrute y alegría para el estómago.

Justo Muñoz

Espárragos-bis Potaje

Tortilla2 ESCABECHE

la foto (4) Adela1

S.Santa1 Ani2

la foto (6) natillas

gastronomia





TONI OCHOA FIZ ASISTE A LA TERTULIA FONTANAREJEÑA “LAS MIGAS” CON MOTIVO DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER 2016

15 03 2016

EL ENCUENTRO TUVO COMO ESCENARIO LA CASA DE CASTILLA LA MANCHA EN MADRID Y NUESTRA PAISANA, JUNTO CON SU MARIDO JACINTO SÁNCHEZ, FIRMARON EN EL LIBRO DE HONOR. TONI RECIBIÓ UNA FOTO PANORÁMICA DE FONTANAREJO DEDICADA.

 

“La Tertulia Las Migas”, que impulsa un grupo de fontanarejeños en Madrid, celebró el Día Internacional de la Mujer 2016, invitando a Toni Ochoa Fiz, una paisana nuestra trabajadora desde su juventud hasta hoy. Toni regenta desde hace 27 años, junto con su marido Jacinto Sánchez Fernández, que también asistió al encuentro; el restaurante “Casa Jacinto”, ubicado cerca de la Plaza de España. En esta Ocasión, Toni y Jacinto dejaron los fogones y el comedor pues el ágape, y la posterior tertulia, tuvieron como escenario el bar-restaurante de la Casa de Castilla La Mancha en Madrid, que se ubica muy cerca de la madrileña Puerta del Sol. Nos sirvieron unas muy buenas migas y, ya que estamos en vísperas de Semana Santa, también probamos unas riquísimas torrijas.

Tras dar cuenta de las migas con sus tropezones, mantuvimos una interesante tertulia con el matrimonio Toni/Jacinto. Hablamos de sus inicios laborales en Madrid cuando eran muy jóvenes. Y, sobre todo, resultó muy interesante conocer sus diversas experiencias culinarias con los diversos negocios que han regentado en la capital, siempre relacionados con la hostelería. Desde aquél bar que tuvieron, años atrás, en Leganés, hasta el que regentaron en la Plaza de Olavide. Posteriormente, en el mes de junio del año 1989, abrieron su actual establecimiento gastronómico, “Casa Jacinto”, un conocido restaurante ubicado en la calle del Reloj número 20, en el Madrid de los Austrias. En el recinto, que atiende Jacinto y Toni está al frente de los fogones, sirven platos basados, fundamentalmente, en la cocina tradicional española. El restaurante “Casa Jacinto” va a cumplir dentro de tres meses 27 años, un dilatado periodo de tiempo de una intensa, extensa y rica actividad gastronómica en la que su cocido madrileño es uno de los platos muy demandado y valorado por la clientela.

Tras la charla, en la que visionamos numerosas fotos del Fontanarejo del ayer con la trilla, las fiestas de Agosto, los quintos, las rondas, las viejas escuelas etc, Toni y Jacinto firmaron en el libro de honor de “La Tertulia Las Migas” donde dejaron plasmados mensajes de agradecimiento y paisanaje. Y Toni, con motivo del Día Internacional de Mujer, recibió un clavel y una foto dedicada con una preciosa panorámica de Fontanarejo, su pueblo, que Toni recuerda muchísimo y en el que ella y su familia (Ana, su madre, (q.e.p.d.); Antonino su padre y su hermano Francisco), vivieron durante muchos años en la calle Empedrada.

Como ya conocen los seguidores del blog, precisamente en “Casa Jacinto” se celebran muchos de los encuentros gastronómicos convocados por la “Tertulia Las Migas”, que nació en octubre del año 2013 promocionada por un grupo de fontanarejeños.

J. Muñoz

 

la foto (6)//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

P1060478//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

P1060486//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

la foto (1)//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

P1060519//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

P1060514//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

la foto (3)(1)//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

P1060529(1)//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

P1060532(1)//embedr.flickr.com/assets/client-code.js








A %d blogueros les gusta esto: