Acto de entrega de los premios “Romeros Cencíos 2018”

4 05 2018

Se concedieron los premios “Romeros Cencíos 2018” a José Gómez Almena, a Nieves Fernández Arias y Luisa Arias Martín y a la Asociación Cultural Montes de Toledo.

Como viene siendo habitual, la Asociación “Amigos de las Luminarias”, efectuó éste 29 de abril, su tradicional entrega de premios “Romeros Cencíos” 2018.

La ceremonia, que se celebró en el Centro Social Polivalente, fue dirigida y presentada por Federico Muñoz Muñoz.

Comenzó el acto con el agradecimiento a los asistentes por su presencia y felicitando a los alumnos de la escuela pública de Fontanarejo de los Montes por la elaboración de un mural sobre las tradición de “Las Luminarias”.

A continuación hubo un reconocimiento a Eulalia Herrera Martínez, la Tía Eulalia, por sus 100 años cumplidos, haciendo entrega a sus familiares de un diploma en homenaje a esos 100 años. También se indicó que esa misma mañana la Asociación “Amigos de las Luminarias” le había hecho entrega de un ramo de flores en el Centro de Mayores de Alcoba.

El acto prosiguió con la entrega de diplomas y pañuelos a los nacidos en 1952 con motivo de su jubilación y en reconocimiento a su esfuerzo en pro de las tradiciones de Fontanarejo de los Montes y en especial la de las Luminarias. Se mencionaron algunos datos de ese año 1952, tales como, que la población española era 28-29 millones de habitantes y la del pueblo rondaba los 900, que hubo 11 defunciones y 21 nacimientos y la esperanza de vida era de 62 años, que el alcalde era Tiburcio Domínguez Fernández  y que el 28 de agosto de  este año de 1952 fue la famosa nube que asoló la zona.

Lo siguiente fue la entrega de los X premios de fotografía “Román Fernández Martín”. Dichos premios llevan este nombre como homenaje a Román, que fue socio fundador y secretario de la asociación desde sus inicios. Entregó los galardones su hijo Iván Fernández Rodríguez. Los premios han consistido en una reproducción de su propia fotografía ganadora. El premio a la fotografía con la que se editó el calendario de bolsillo 2018 y que se titulaba “Nuestro futuro” correspondió a Noelia Fernández Arcos. El premio a la fotografía artística fue para María Muñoz Arias con la obra titulada “Romero tempranero”. Se felicitó a los participantes y ganadores y se animó a la participación en el próximo concurso.

Posteriormente se procedió a la entrega de los premios “Romeros Cencíos 2018” acto central de la velada, con los que esta asociación reconoce el esfuerzo, trabajo, valores de personas, grupos o instituciones en su trayectoria profesional o vocacional. Los premios consisten en  la fotografía tradicional de las luminarias, una foto del casco urbano de Fontanarejo de los Montes en pleno encendido de las lumbres de romero, en tamaño A3 personalizada con un reconocimiento a su labor y el característico pañuelo verde.

Recibió el premio “Romero Cencío 2018” en primer lugar José Gómez Almena.  Fue presentado por Rubén Fernández Martín que valoró, de forma muy emotiva, la gran humanidad y simpatía que trasmite “Pepe”, a todas las personas con las que tiene relación. Destacando su disponibilidad, altruismo, generosidad y amabilidad.

Pepe, recogió el premio muy emocionado y agradeció con unas breves palabras la distinción otorgada.

El siguiente galardón fue para Luisa Arias Martín y Nieves Fernández Arias. La presentación y entrega la realizó Eva García Muñoz, que destacó las virtudes personales y su labor en la parroquia, labor que se reconoce públicamente con la entrega del premio “Romero Cencío 2018”. Eva dio lectura a las palabras enviadas por correo de los cuatro últimos párrocos que con su participación quisieron expresar su agradecimiento a su labor, coincidiendo todos en su disponibilidad permanente, su cercanía y constancia en la parroquia, Cáritas, en las fiestas…

Luisa agradeció el premio brevemente con unas palabras en las que animó al pueblo a colaborar en los actos de la Iglesia, indicando que es necesaria cualquier colaboración y ayuda.

Por último se concedió el premio “Romero Cencío 2018” a la “Asociación Cultural Montes de Toledo”. Hizo la presentación Juan Manuel Gómez Fernández que destacó la gran labor reivindicativa de esta asociación, que ha contribuido en la recuperación y puesta en valor del patrimonio cultural monteño. Hizo un breve repaso a las múltiples actuaciones que la “Asociación Cultural Montes de Toledo” ha venido haciendo desde su fundación en 1977. También enumeró las diferentes ayudas y distinciones que esta asociación ha concedido a Fontanarejo de los Montes y a los “Amigos de las Luminarias”. Puso énfasis en manifestar como la “Asociación Cultural Montes de Toledo”, a pesar de los continuos intentos de los políticos, ha defendido siempre el orgullo y diversidad de la comarca de los Montes de Toledo en su totalidad.

Recogieron y agradecieron el premio en nombre de su asociación, Joaquín Rodríguez Rico y Carlos Martín-Fuertes García, dos representantes de la Asociación Cultural Montes de Toledo, que manifestaron su sorpresa por la asistencia, gestión y calidad del acto en un pueblo tan pequeño y con tan pocos socios y recursos, y animaron a todos los asistentes a seguir manteniendo vivas las tradiciones y el acervo cultural de los pueblos monteños. Así mismo el secretario, Joaquín Rodríguez Rico, en nombre de la Asociación Cultural Montes de Toledo impuso el pañuelo monteño a nuestro presidente Anselmo Martín Fernández.

Destacar que durante toda la sesión se emitió un audio-visual realizado por Tomás Martín Muñoz que acompañó y amenizó cada una de las partes del acto.

Se cerró la velada felicitando a los galardonados y dando las gracias, de nuevo, a todos los  participantes y asistentes por su presencia.

Juan Ramón Navarro

IMG_1117 - 3 IMG_1131 - copia

IMG_1150 IMG_1181

IMG_1213 IMG_1215

IMG_1220 IMG_1243

IMG_1244 IMG_1286

IMG_1287 IMG_1298

IMG_1307 IMG_1313

IMG_1326 IMG-1074

IMG_1334 IMG_1336

IMG_1340 IMG_1346

IMG_1348 IMG_1359

VER TODAS LAS FOTOS DEL ACTO

 





LA ASOCIACIÓN “AMIGOS DE LAS LUMINARIAS DE FONTANAREJO” REMEMORA LA VIDA PASTORIL CON UNA EXPOSICIÓN Y UNA TERTULIA

29 08 2016

LA MUESTRA PRESENTÓ VARIOS PANELES EXPLICATIVOS, ASÍ COMO UTENSILIOS USADOS EN LAS MAJADAS; Y TAMBIÉN SE CELEBRÓ UNA TERTULIA CON PASTORES DE NUESTRO PUEBLO

 

El Centro Social Polivalente de nuestro pueblo acogió hace unos días la exposición ‘La cultura y el arte pastoril en los Montes de Toledo’, una muestra promovida por la asociación “Amigos de las Luminarias de Fontanarejo”, dentro del II Encuentro Cultural de Verano 2016.

Los paneles explicativos, que se colgaron en las paredes del citado recinto  municipal, mostraron durante los tres días que estuvo abierta la muestra, una secuencia del oficio de pastor. Además de los cuadros, se colocaron una serie de utensilios pastoriles, aportados por fontanarejeñ@s, tales como el típico capote, los inconfundibles calderos, las tradicionales delantales de cuero, las apreciadas aceiteras, las útiles tijeras de esquiar, las entrañables merenderas de corcho, los sonoros cencerros, los sabrosos saleros etc. El día de la inauguración se llevó a cabo también una interesante tertulia sobre experiencias ganaderas en el mundo del pastoreo en la que intervinieron pastores ya jubilados de Fontanarejo y otros que ejercen esta profesión en la actualidad.

La exposición, organizada en la pasada primavera por la Asociación Cultural Montes de Toledo, estuvo comisariada por Jaime Gallardo Alamillo y en la muestra colaboraron los alumnos del Máster de Patrimonio Histórico de la UCLM. En los paneles se explica desde las tareas que se llevaban a cabo en las majadas, pasando por los chozos donde se dormía y se vivía; hasta los utensilios, herramientas y detalles del trabajo pastoril.

la foto(1)

la foto(2)

la foto(3)

la foto(3)

la foto(4)

la foto

la foto5

la foto6

la foto7

 

 





Un meteorito metálico de 100 kilos en Cabañeros

29 03 2013

Leído en:

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/03/26/ciencia/1364294732.html

http://www.lanzadigital.com/sociedad/el_meteorito_que_cayo_en_cabanyeros-47068.html

http://www.publico.es/452823/un-meteorito-para-prensar-jamones

  • Se trata del cuarto meteorito metálico hallado en España y el 84 en el mundo
  • No hay testimonios que puedan dar pistas sobre cuándo cayó esta pesada roca
  • Los geólogos no pueden precisar su edad, sólo que tiene un máximo de 700.000 años

Teresa Guerrero | Madrid

Juan Carlos Gutiérrez Marco está acostumbrado a que los vecinos le pregunten si las rocas que han recogido en el campo son meteoritos y tienen algún valor. Gutiérrez, geólogo del Instituto de Geociencias de Madrid (un centro mixto del CSIC y de la Universidad Complutense), dirige un proyecto de investigación geológica en el Parque Nacional de Cabañeros y sus alrededores porque como él mismo explica, “la geología no entiende de límites administrativos”.

En febrero de 2011 una vecina de Retuerta del Bullaque, un pueblo de la provincia de Ciudad Real, le habló de una extraña y pesada roca que su hermano Faustino había encontrado en los 80 y guardaba en su casa desde hace más de 20 años. La sorpresa fue mayúscula cuando Gutiérrez examinó este ejemplar “de extraordinaria densidad” y, junto con su colega del Instituto Geológico y Minero (IGME) y del Museo Geominero Rafael Lozano, confirmaron que la imponente roca de 100 kilogramos de peso se trataba de un meteorito.

Dos años después de aquella visita a la casa de Faustino, el objeto extraterrestre ha sido incluido en la base de datos mundial de la Meteoritical Society y los geólogos tienen ya listo el estudio de este meteorito metálico (un siderito), el cuarto de estas características que se encuentra en España. Si miramos a los archivos internacionales, en el mundo sólo se han encontrado 84 sideritos. En total, en nuestro país se ha confirmado la autenticidad de 29 meteoritos de diferentes tipos.

“Estos sideritos tienen una composición muy similar a la que se estima que tiene el núcleo terrestre”, explica Gutiérrez a ELMUNDO.es. “Podría proceder del núcleo de un planetoide que estalló y quedó en el cinturón de asteroides. Al deshacerse, si un cometa choca que con esos fragmentos los lanza como si fuera un taco de billar”, añade en conversación telefónica.

Según detalla el geólogo, el meteorito tiene unas medidas de 45x31x20 centímetros y forma de prisma rectangular. Su análisis ha revelado aleaciones complejas de hierro y níquel (taenita-kamacita) más carburo de ambos metales (cohenita), todos cristalizados a alta presión y temperatura. También se localizaron minerales raros como troilita y schreibersita.

Para poder analizar la roca en profundidad, el propietario accedió a que tomaran tres muestras, que se conservarán en el Museo Geominero situado en Madrid y se utilizarán como holotipo para garantizar que puedan ser estudiadas en el futuro. Antes de recoger estas piezas, Eleuterio Baeza realizó varios moldes del meteorito para conservar la forma y tamaño del original.

Rastreo de la zona

Los geólogos visitaron y rastrearon exhaustivamente la zona en la que se localizó la roca para comprobar si había otros meteoritos, pero no hallaron ningún otro. No existen testimonios que puedan dar pistas sobre la fecha en la que cayó la roca así que la estimación de su edad sólo puede hacerse por evidencias indirectas. Según sostiene Gutiérrez, la roca debió estar enterrada durante siglos y sólo pueden asegurar que tiene una edad máxima 700.000 años de antigüedad.

A partir del Jueves Santo una réplica del meteorito junto a las tres muestras que se tomaron del original serán expuestas el Museo Geominero de Madrid (Ríos Rosas 23), que permanecerá abierto durante la Semana Santa, de 9 a 14 h (entrada gratuita). Los hermanos Asensio López por su parte, presumirán de su roca extraterrestre durante la Semana Santa en su bar de Retuerta del Bullaque, donde la exhibirán junto a otra de las réplicas. El tercer molde se entregará al Parque Nacional de Cabañeros. Y es que, aunque la normativa internacional obliga a denominar el meteorito con el nombre de la localidad en que se encontró, en este caso Retuerta del Bullaque, coloquialmente también se conoce como el meteorito de Cabañeros.

 





LAS HERMANAS DE LA MISIONERA FONTANAREJEÑA ÁNGELA GARCÍA RECOGEN EL GALARDÓN “MONTEÑA DISTINGUIDA” A LOS VALORES HUMANOS

11 04 2012

Pura y Vicenta, hermanas de la misionera fontanarejeña Ángela García, recogieron el galardón “Monteña Distinguida” que la Asociación Cultural Montes de Toledo otorgó a la monja  fontanarejeña en el apartado de Valores Humanos por su intenso trabajo durante más de 30 años en África. El acto, celebrado en el auditorio de Los Yébenes, sirvió como punto de encuentro al que acudieron 28 representaciones de otros tantos municipios de los Montes de Toledo, entre ellos la alcaldesa de Fontanarejo, Natividad González Víctor; que participaron en el acto que rememoraba las antiguas e históricas “Llegas” que se celebraban  en la comarca siglos atrás.

Los premios “Monteños Distinguidos”, que reconocen destacados trabajos, perfiles, trayectorias y valores humanos, se entregan anualmente desde hace años por parte de la citada entidad cultural que premia labores bien hechas. Este año han conseguido la entrañable y apreciada distinción la misionera fontanarejeña Ángela García, en el apartado de valores humanos;  la coral polifónica de San Miguel Arcángel de Navahermosa en el apartado colectivo; la antropóloga Carmen Arnau Muro en el apartado de promoción turística; y Pedro Alonso Consentido, de Guadarmur, en el apartado  de promoción de la artesanía. Todos ellos recibieron un diploma enmarcado como reconocimiento público a su trayectoria en cada uno de los apartados.

Ángela García, que desarrolla su trabajo de ayuda y cooperación en Malí desde hace más de 30 años, no pudo asistir al acto de entrega por lo que su familia estuvo presente para recoger este importante galardón que reconoce la trayectoria, el trabajo y la labor de una fontanarejeña que ha dedicado y dedica toda su vida a ayudar a los más necesitados de la Tierra. Pura y Vicenta, hermanas de Ángela, tras recoger el pergamino dirigieron unas emocionadas palabras al numeroso público asistente al acto en las que agradecieron, en nombre de su hermana Ángela, la distinción que reconoce toda una vida dedicada a la ayuda y al desarrollo de los más desfavorecidos del Planeta.

La jornada estuvo marcada por diversos actos lúdico-culturales entre los que destacaron una demostración de cetrería, una exhibición de banderas, un desfile por las calles de Los Yébenes de las diversas entidades y municipios participantes, la celebración simbólica de la histórica “Llega” y, como colofón, la entrega de las distinciones y galardones que otorga anualmente la Asociación Cultural Montes de Toledo.





LA LLAMA DE LOS SIGLOS PRENDE LAS “LUMINARIAS” DE FONTANAREJO”

28 04 2011

______________________________________

Justo Muñoz Fernández (*)

Fontanarejo despide siempre este mes rezumando costumbrismo. En mi pueblo mantenemos viva la llama de una tradición secular que consiste en encender lumbres del romero más verde a las puertas de nuestras casas cada 30 de abril. El acontecimiento se repite año tras año al atardecer, entre dos luces, al toque de la campana de nuestra centenaria Iglesia que, repicando a rebato, da la señal para que el vecindario prendamos enseguida nuestras “luminarias”. En pocos instantes todo queda inundado por el olor, el color y calor del romero en un momento mágico y singular.

Desde antaño, y tal como hacían fielmente nuestros antepasados, los de Fontanarejo abrimos puertas y ventanas de casas, tenadas, cámaras, trojes, pajares y algorines para que el humo purificador se meta dentro y lo impregne todo.  Creemos, aunque no tenemos constancia documental  pero sí abundante trasmisión oral, que nuestra tradición más querida tuvo orígenes epidémicos/desinfectantes. Estamos hablando probablemente de la alta Edad Media, un tiempo duro en el que los fontanarejeños seguramente echaron mano del romero, que tanto abunda en nuestros montes, como un peculiar método de  purificación, a modo de gran sahumerio, para hacer frente a algún tipo de enfermedad.

Otras versiones apuntan al homenaje, en forma de “luminarias”, que se rendiría  a través del tiempo a nuestros patronos, San Felipe y Santiago, que salen al día siguiente en procesión por las calles de Fontanarejo. Sea por un motivo o por el otro, o seguramente por ambos a la vez, la tradición se ha perpetuado.

Pues bien, si por tradición entendemos el conjunto de patrones culturales que una generación hereda de las anteriores y los trasmite a las siguientes, esta cadena se ha mantenido fiel en nuestro pueblo hasta nuestros días. El testigo ha ido pasando felizmente de generación en generación. Los méritos, por tanto, los únicos méritos, son de todos mis paisanos a lo largo de los siglos que han mantenido vivo el rescoldo y la llama de una tradición que perdura. Cuando hablo de paisanaje y de un testimonio ancestral me estoy refiriendo, por poner un ejemplo, a los cabreros y a los pastores que, antaño, encendían sus “luminarias” en la sierra, a pie de chozo y a la hora convenida. Eran otros tiempos no tan lejanos en los que muchos ganaderos permanecían, jornada tras jornada, en las majadas cuidando del rebaño, pero sin olvidarse de cumplir con la costumbre cada 30 de abril.

Por otro lado, algunos fontanarejeños que viven a cientos de kilómetros de su patria chica me han contado en más de una ocasión que, el último día del mes de abril, prenden una lumbre de romero en sus lugares de destino. Hasta allí llega el tirón y la fuerza de la costumbre. Así lo haré yo este año en el que, por circunstancias adversas, no podré estar en mi pueblo el próximo día 30. En la lejanía, y al atardecer, encenderé puntualmente mi simbólica “luminaria”. Con el olor y el calor del romero me uniré en la distancia a un momento tan sublime y gritaré un fuerte.:.!!Viva san Felipe y Santiago!!  cuyo eco estoy seguro que resonará unido al que voceen mis paisanos en las calles, en las plazas y en los rincones de Fontanarejo.

A todos los que no conocen esta peculiar tradición, les animamos a que acudan al “pueblo de las luminarias” cualquier 30 de abril para que descubran el encanto de nuestra tradición más querida.

(*)  Parte del texto es un extracto de la intervención de Justo tras recoger el premio “Monteños Distinguidos” concedido recientemente a los “Amigos de las luminarias” por la asociación cultural “Montes de Toledo”.





Un grupo de turistas toledanos se desplazarán a Fontanarejo para conocer “Las luminarias”

27 04 2011

Las “luminarias de Fontanarejo 2011” contarán este año con la asistencia de un grupo de turistas toledanos que se desplazarán desde la capital del Tajo para conocer de cerca la singular tradición local de encender  lumbres de romero verde a las puertas de las viviendas al atardecer del día 30 de abril. El autobús, fletado por la Asociación Cultural Montes de Toledo, llegará a nuestro pueblo el próximo sábado poco antes de las 17 horas con la intención de ver y fotografiar la entrada de romero en carreta de bueyes. Posteriormente recorrerán las calles del pueblo para ver los preparativos de las “luminarias”. El grupo de visitantes toledanos degustará posteriormente, y tras la quema de las lumbres, un aperitivo que les ofrecerá la Asociación “Amigos de las Luminarias” que tendrá como broche gastronómico una degustación de rosquillas artesanas elaboradas a la vieja usanza, fritas en sartén para la ocasión. Las rosquillas se servirán acompañadas de la típica limonada.

Hay que recordar que esta es ya la segunda ocasión en la que una expedición toledana se desplaza hasta Fontanarejo en esta misma fecha para vivir las “luminarias”. Fue en el año 2006 cuando otro autobús repleto de turistas toledanos presenció la entrada de romero en carreta de bueyes por las calles del pueblo. Posteriormente visitó la iglesia, un monumento histórico que data del siglo XV, y escuchó el canto del mayo en la Cruz montada en el salón parroquial por la Asociación de Amas de casa de Fontanarejo que, en aquella ocasión, invitaron a todos los visitantes toledanos a unas riquísimas rosquillas y a una deliciosa limonada de la que aún se acuerdan algunos de los viajeros.





LOS “AMIGOS DE LAS LUMINARIAS” RECIBEN EL GALARDÓN “MONTEÑOS DISTINGUIDOS”

13 02 2011

 

 

La Asociación “Amigos de las Luminarias de Fontanarejo” acaba de recibir el galardón “Monteños distinguidos” por sus actividades tanto de apoyo, difusión y promoción de las tradicionales lumbres de romero verde que se encienden cada 30 de abril como por otras relacionadas con la cultura y el impulso de los valores humanos. La distinción, otorgada por la Asociación Cultural Montes de Toledo, se entregó en un acto celebrado en la sede de la Real Fundación de Toledo. Junto con la “Asociación Amigos de las Luminarias” recibieron también la distinción de “Monteños Distinguidos” el obispo emérito de Guadix, monseñor Juan García Santa Cruz; la Cooperativa “La Imperial de Castilla”, de Galvez; y el Plan Especial de Emergencia por Incendios Forestales de Castilla la Mancha (INFOCAM). Este último galardón fue recogido por el consejero de Agricultura y Desarrollo Rural de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, José Luis Martínez Guijarro. El acto de entrega concluyó con un concierto de guitarra clásica a cargo de José Luis Navas, profesor de la Escuela Municipal “Diego Ortiz”, de Toledo; al que siguió un almuerzo en el restaurante del Hotel Alfonso VI.  Tras recoger el pergamino con la distinción “Monteños Distinguidos”, el presidente de la “Asociación Amigos de las Lumnarias de Fontanarejo”, Justo Muñoz Fernández, dirigió las siguientes palabras al público asistente:

“Gracias por este premio a la vez que felicitamos al resto de galardonados que reciben hoy la distinción “Monteños Distinguidos” en este acto organizado por la Asociación Cultural Montes de Toledo.

En nuestro pueblo, Fontanarejo de los Montes, mantenemos viva la llama de una tradición secular que consiste en encender lumbres del romero más verde a las puertas de nuestras casas cada 30 de abril. El acontecimiento se repite año tras año al atardecer, entre dos luces, al toque de la campana de nuestra Iglesia que, repicando a rebato, da la señal para que todos prendamos enseguida nuestras “luminarias”. En pocos instantes todo queda inundado por el olor, el color y calor del romero en un momento mágico y singular.

Desde antaño, y tal como hacían fielmente nuestros antepasados, los de Fontanarejo abrimos puertas y ventanas de casas, tenadas, cámaras, trojes, pajares y algorínes para que el humo purificador se meta dentro y lo inunde todo.  Creemos, aunque no tenemos constancia documental  pero sí abundante trasmisión oral, que nuestra tradición más querida tuvo orígenes epidémicos/desinfectantes. Estamos hablando probablemente de la alta Edad Media, un tiempo duro en el que los fontanarejeños seguramente echaron mano del romero que abunda tanto en nuestros montes como un peculiar método de  purificación, a modo de gran sahumerio, para hacer frente a algún tipo de efermedad.

Otras versiones apuntan al homenaje, en forma de “luminarias”, que se rendiría  a través del tiempo a nuestros patronos, San Felipe y Santiago, que salen al día siguiente en procesión por las calles de Fontanarejo. Sea por un motivo o por el otro, o seguramente por ambos a la vez, la tradición se ha perpetuado.

Pues bien, si por tradición entendemos el conjunto de patrones culturales que una generación hereda de las anteriores y los trasmite a las siguientes, esta cadena se ha mantenido fiel en nuestro pueblo hasta nuestros días. Los méritos, por tanto, los únicos méritos, son de todos nuestros paisanos a lo largo de los siglos que han mantenido encendido el rescoldo y la llama de una tradición que perdura.

Nuestra humilde y modesta asociación contribuye a mantener viva esa flama, a  aventarla,  a difundirla y a promocionarla. En ese contexto llevamos también a cabo actividades lúdico-culturales, muchas veces en colaboración y merced a otras entidades, como esta Asociación Cultural Montes de Toledo que ahora nos distingue y que, en varias ocasiones, nos ha prestado sus exposiciones o ha desplazado a expertos y entendidos que dieron conferencias sobre la flora en nuestros montes, los orígenes de nuestro pueblo etc.

Ustedes con este galardón de “Monteños Distinguidos” también contribuyen, sin duda, y avivan aún más el rescoldo de nuestras “luminarias”. A las personas que nos acompañan en este acto les animamos a que acudan a nuestro pueblo cualquier 30 de abril para que descubran el encanto de nuestra tradición más querida. MUCHAS GRACIAS.” 








A %d blogueros les gusta esto: